sábado, 28 de septiembre de 2019

ESCUELA Y FELICIDAD


Empezar induce a dar un paso tras un paso. Caer y levantarse ... sin más. 

Así el bosque como refugio de las comadrejas sentía la perdida de los claroscuros . Hacía tiempo que nadie se acercaba por allí . Quizás fuesen unas vacaciones permanentes . 
No sólo las comadrejas juguetonas también las mariposas, y las cigarras se sentaban a pensar que les había ocurrido. Nadie tenía respuesta. Las mañanas, tardes o noches se hacían oscuras y eternas pensando que pensarás ... dándole vueltas a esa pérdida irremediable que afectaba a todos y todas. 

La intimidad que el bosque generó en sus tiempos entre los rayos del sol que se colaban entre las ramas, entre las zarzas, formando un espacio místico y mágico habían desaparecido. Nada era igual y nadie se sentía igual como antes. Los antes ya no eran con el paso del tiempo datos de la memoria imborrable poco a poco se convirtieron en olvido. Y si en la historia del bosque los animales hablaban de sus orígenes hoy ya no era lo mismo. 
Un bosque oscuro, siniestro, denso, espeso, húmedo, cerrado, asfixiante  y ellos y ellas dentro cobijados en un entramado de lianas, plantas, espesura que les convertía en indistinguibles todos y todas ellas. Las mismas sombras, las mismas figuras, las mismas voces , trinos y cantos, chillidos, rugidos, sonidos ... la total indiferencia hacia lo mismo , hacia lo no diferente , hacia una cierta dictadura de la igualdad que hoy por hoy les daba cobijo. 

En el bosque el musgo, los helechos, las hojas caídas acolchaban las alfombras de la tierra y eso permitía que miles de insectos, gusanos y cucarachas circulasen libremente entre el humus rico y la superficie oscuras y mojada. 

El claroscuro del bosque desaparecido . Se dictaban a tientas las órdenes, se llenaban los formularios , las cruces y las obligaciones se convertían en pautas y protocolos absurdos y inútiles en ese espacio encerrado , inhóspito y hostil . Lejos del ayer el mundo era feliz porque en esa escuela llamada bosque desde hacía tiempo había dejado de ser así . 

La mofeta se lo contó a la comadreja más joven, y esta al caracol recien nacido y este a la larva de mariposa que estaba por nacer, y esta a la energía que sentía en su abdomen y así ... hasta hoy. 

No hay comentarios:

En la tarda les fulles dels arbres cauen ?

No totes les fulles tenen la mateixa forma. Les unes son en triangle, les altres rodones, n'hi ha de forma de sageta, o de romboide...