lunes, 19 de agosto de 2019

Nada pesa .




La playa no es un lugar desierto. Hay arena y agua, rocas y viento. A las 8 de la mañana hay silencio.La brisa que envuelve el vaivén que las olas danzan, idas y venidas , soplando un aire apacible . 
El sol ha salido . Extiende un pareo morado , regalo de una marca de perfumes . Publicidad al descubierto .Luego el ritual . 
El agua está transparente . En el fondo marino los abundantes peces viajan por sus caminos y senderos secretos . Todos los tamaños , colores , tipos , grandes y chicos, .. Un agua de cristal, fría contrasta con la arena templada ya. El corazón palpita, llegó tras el paseo de 20 minutos . No hay razón para no encontrar la paz , una paz que busca y le serena . El mundo se observa distinto . Los fondos llenos de algas y rocas cubiertos de una espesura densa cubren otro silencio del mundo del arriba . 
Desearía quedarse sumergido para siempre pero no podría respirar . Recorre una vez y otra de la orilla a la lejanía , a tocar de los amarres que señalan el límite.  Como si fuera el fin del mundo.Límites de la tierra de los hombres y mujeres . 
El alma lejos de posesiones y riquezas sin espacios de nadie en la superfície de todas y nadie .. Luego regresar y sentarse al lado de su bolsa , de sus zapatillas, de su periódico , de su libro, de sus gafas de sol, ... Por momentos mira para detenerse a pensar un poco , sólo un poco.  Entonces descubre envueltas en una bolsa de plástico  las zapatillas de goma . Medita por un instante que cada día las lleva de su casa a la playa , como un ritual pero jamás las usa , las transporta como si formaran parte de él , como un apéndice más de su existencia . De abajo a arriba , en compañía absurda pero amable por no quererse desprender de ellas. Siempre consigo , Con un peso que le alcanza pero nada le parece pesar ...  Le representan en la arena , en la playa como objeto inconsciente de algo que jamás ha usado ni usará ningún día , aunque no lo sabe o no desea saberlo. Las zapatillas con cremallera , de goma , escarpelos para el fondo de piedras no tienen rasguño alguno. El fetiche hace así su papel de suerte y destino en el ritual del verano .. 
A las dos horas exactamente  cuando la playa empieza a despertar y la gente la llena , regresa . Un día y otro . 
La mar razón ahora mismo que le habita hasta su moral como Joseph Conrad dijó ... en el corazón en las tinieblas .. Rios que mueren en el mar . mares que recogen el destino de los azares de las vidas de los seres humanos.. 

No hay comentarios:

LAMENTO

Llevo días escuchando el lamento de un perro o una perra. A lo lejos, llegando del monte y de la lontananza escucho un aullido profundo...