martes, 2 de julio de 2019

ESCRIBIR .

Llegó tarde y no supo porqué. Le pesaba la vida quizás. Así se desprendió de casi todo . Tomo la botella de Jack Daniels que guardaba para sus amistades, cogió las pastillas que le llevarían a un sueño profundo sin pensar más. 
Así después de una, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho.nueve, diez , once, doce de todos los colores y clases pudo finalmente sumergirse en el sueño de Morfeo . No habían preguntas, no habían respuestas, no había nada que la hiciera creer en algo que la pudiera sostener por un instante. Antes llena de la rabia que le había llevado a tanta desesperación se corto las manos y la cara con las cuchillas que guardaba. No era la primera vez , ya otra lo intento sin éxito. Pero está vez estaba convencida que lo conseguiría ... 
Pero el instante de cordura o de lucidez dentro de ese infierno le hizo llamar una , dos, tres veces a un número que a penas recordaba desde su fijo ... oía la voz de él, pero le resultaba imposible balbucear un sonido de despedida , de adiós a la vida, un sonido a lo Tosca de Puccini.. 

Finalmente del pequeño hilo de voz que surgió pudo decirle algo , algo incomprensible, algo absurdo, como lo que estaba precisamente haciendo llamar para despedirse cuando ya había decidido desde hacía tiempo apearse de este viaje que es la vida. 

Y luego vino lo peor ... el sistema hospitalario, la observación, los análisis, el ahogo, la desorientación  hasta entrar en esa sala del psiquiátrico del hospital . Una sala aislada, sin poder encontrar una manecilla de salida, cerrado , horas y horas, ... Un hombre le miraba , parecía ansioso, en las numerosas salas oscuras estiradas y atadas sin distinguirse aspectos algunos se desprendían alaridos, gritos, desgarros, ...¿Para qué me vas a atar ? ¿Para qué ?  El protocolo de celadores uno tras otro llegó para retener.. 

El hombre de mi lado pidió marchar , llevaba más de 3 horas y se sentía muy mal , había venido de urgencias como yo misma. Le dijeron que no podían autorizar eso . 

Finalmente llegó las batas blancas con aspecto pulcro, limpio , ordenado, cuadrado, octogonal, ..le aumentaron la dosis y se despidió de mi . Hablamos quizás unos 7 minutos pero fueron los más bonitos de estar allí , me habló de su cabeza , de que hacía daño a los otros, que quería curarse, que no podía pero deseaba a pesar de todo, .. nos dimos la mano y nos deseamos suerte ... 


Y luego vino al cabo de un largo rato de nuevo la bata blanca dispuesta a entresacar todo lo que yo nunca he sabido de mi misma. ¿Quien soy yo?  ¿Por qué me había hecho eso ? ¿Qué ideas me venían a la cabeza? ¿ Estaba sola ? ¿Mi vida era horrorosa ? 

Vino la fórmula mágica :  su nivel de serotonina está bajo ... entrará en el protocolo de intentocs de suicidio ... Y así ha sido como he decidido empezar a escribir .. Porque escribir a uno le sirve para que en lugar de un día encontrarse con batas blancas o hacer llamadas absurdas , pueda contarse ella misma que mierda de vida que tiene la gente , que mierda de razones nos dan para creer , que mierda de ilusiones nos venden, que mierda de hombres y mujeres nos falsean sus amistades, nos sonríen en positivo, nos alimentan de amables distancias virtuales ... por eso hoy he decidido volver a escribir ... 


No hay comentarios:

LAMENTO

Llevo días escuchando el lamento de un perro o una perra. A lo lejos, llegando del monte y de la lontananza escucho un aullido profundo...