jueves, 18 de abril de 2019

Miedo


  1. La mirada le decía que sus pies que dejaban de moverse y el ritmo taquicárdico que sonaba en su corazón, no eran una buena señal para empezar nada .

  2.  Ella -una chica de pelo largo y canoso - tenía esta patología desde que su Javier le abandonó. Un chico de Pamplona (Navarra) que a pesar de hablarle como si fuera un mirlo blanco le garantizaba la protección que ella necesitaba en su vida. Pero no había funcionado para nada. Puede que cuando los dos hablaban de su futuro no coincidieran en nada. La importancia de llevar sus apellidos y el orgullo que ella sentía por ser la madre de su bebe adoptada que fueron los dos a buscar ya hacía más de 4 años , chocaron de frente. 
  3. Cuando dos locomotoras de frente circulan por vía única los daños son de destrucción masiva. Y así fue. Luego vino el juicio, el buscar alguien que le acusara de ser un mal padre, de abandono del hogar, de maltrato , a pesar que él se había dedicado a su hijita día y noche . Así acabó todo con una orden de alejamiento 
  4. ci
  5. Rehacer la vida , empezar de cero con una hija adoptada no era fácil. Y así cambió de ciudad , de zona y gracias a su pequeño piso hipotecado pudo meterse en esa casa vieja que llenó rápidamente de miles de objetos , de enseres, de todo tipo cajas, alfombras, ropa, lana, cordeles, tapones de corcho, .. Dos años para conseguir su sueño una segunda hija a quien fue a buscar muy lejos. Le atemorizaba el viaje pero no dudo un momento de llevarse a su pequeña de ocho años para que conociera su hermana. 

  6. En esa etapa entró él . Ya los dos años había conocido de forma esporádica amigos pero nada serio , su estado constante de alerta cuando noches tras noches oía el respirar con las apneas constantes de su hijita , así como la parálasis de su pierna derecha a causa de su epilepsia habían originado en ella cierta dosis de agresividad  y desconfianza contra el mundo. El , sin embargo, parecía diferente por eso no dudo en pedirle después que su otra compañera y amiga le dijera que no podía acompañarle a ese país lejano. Sin embargo , el que siempre dudaba de todo , supo que no era así como empezar nada. ¿Cómo dos desconocidos pueden viajar juntos a recoger el gesto de amor maravilloso que ella había decidido al adoptar a una niña? 

  7. Desde aquel día el supo que en esa pregunta que en el bar de su lugar de trabajo -donde precisamente él nunca se sentaba - le había hecho se le presentaba un mar enorme de inseguridades, oscuridad y dudas . ¿Quien era ella ? 

  8. Las emociones románticas suenan a veces a canción hermosa y es fácil que nos dejemos llevar por el júbilo de una  vida con la que nos gustaría apasionarnos . 

  9. La mirada paralizaba. Penetrante e indiferente como si se tratara de descubrir a los otros que era indiferente a todo lo que no fuera ella misma y sus dos realidades. ¿Miedo? El deseo tantas veces de agradar habían convertido sus esporádicos encuentros desde ese día en un estado de excepción permanente. 

  10. La palabra quedaba en su boca, el gesto encerrado en su caparazón, la caricia en su interior, y sus ojos no se detenían ni una ni dos ni tres veces en ella. Aprendió poco a poco a entrar en ese juego de conocimiento donde el extraño no enseña sus cartas. A pesar de todo él se mostró numerosas veces cercano a ella sin nada a cambio. 

  11. El miedo le había entumecido todos sus miembros. Desde el siguiente después de aquellos primeros meses se había convertido en un espacio inhóspito, cobarde, falto de coraje, alejado de lo que realmente el quería de si mismo ¿qué le traía entonces hacia ella ? p

  12. Así empezaron sus aflicciones negativas cuando no pudo comprender tantas veces sus respuestas a su cuidado. ¿Puede que fuera ese su error , unas expectativas que el proyectaba sin conocer nada de ella? 

  13. La mirada le perseguía como si un cobarde tuviera frente a si mismo un batallón de ejecución y no se le permite sus últimas voluntades. 
  14. La alambrada de su cuerpo maltrecho, gastado ya y constantemente recordado por ella que le recordaba sus numerosas taras, sus tiempos pasados mejores le convertían en un guiñapo. Mirar para deshacer, para desafectarse de todo, para desvanecerse , para deshilvanar cualquier ápice de amable ser. 

  15. No sólo empezó la rabia, el odio, la desesperanza, la muerte en vida, las ganas de escaparse, la indiferencia sino algo más .. Verse atrapado como si se tratara de un cuadrilátero de boxeo y uno se deja golpear una y otra vez ... 

  16. Mirar y no ver, observar y no entender, contemplar y ausentarse eso era lo que un día comprendió él . Nada ni nadie le había prometido absolutamente nada que no le convirtiera en un ser huidizo, ajeno al mundo , inestable y incomunicativo. Por eso un día le supo decir que la dejaba para lo que nunca empezó . Nunca hubo un sueño a pesar de sus deseos , nunca hubo un te quiero, ni un juntos, ni nada que se pareciese a algo , solo hubo miedo . Un miedo cobarde que paralizaba su cuerpo una y otra vez y enturbiaba su mente hasta convertirle en un extraño de si mismo. 

  17. Todo dicho , el pasado no sirve más que para hacerse daño, el futuro genera ilusiones y fantasías ideales que no conducen a nada ni a nadie y el presente. Hay el presente !!!!  Este presente que siendo consciente a uno le indica los errores cometidos y le convierte en un ser frágil y vulnerable como si el miedo fuese de vivir con uno mismo cada día que pasa , cada instante más de la existencia. 

  18. Estaba feliz, alegre y se sentía liberado , no puede acabar mal lo que nunca había empezado . Por eso aquella mañana frente al ordenador escribiendo lo que Silvia le había recomendado que hiciera en su último taller terapeútico empezó : dejar que el miedo sea una idea que le acobarda a uno y empezar a caminar con su mochila . 

No hay comentarios:

ENCONTRAR EL DESTINO

Había encontrado un cadáver en la callejuela de alrededores de su casa. Un lugar oscuro y alejado de viviendas habitadas . Puede que fue...