martes, 25 de diciembre de 2018

SERMÓN

l


Un lugar para habitar existe como existe el rocío del alba , o como uno siente la fragilidad como una ausencia de todo lo que perdió atrás. En la sonrisa está la posibilidad de encontrar la paz. 

Si lo percibido sólo es la expresión de nuestras creencias de nada sirve seguir manteniendo que unas viven dentro de algo tan real como permanente. Heráclito en su Logos nunca dijo que el agua que baja por un río fuera un remanso de permanencia y durabilidad. Nada está fijado porque todo es líquido , fluye como cambiante, impermanente. 

La casa se llena de ese intento a veces de conservar una continuidad de las cosas y las personas, de los seres y no seres. ¿Acaso lo acumulado no  acaba sólo siendo precisamente eso :acumulación? 

Desprenderse de objetos, desechar todo lo roto, lo rasgado, lo carcomido, lo envejecido , lo inservible, y en el fondo lo pasado únicamente exige saberse impermanente. 

Cambiar es aprender de lo incontinuo. 

La voz, el gesto, la piel, los huesos, el pelo, la mirada, .. no continua acariciando de la misma manera .. ni los abrazos son los mismos , ni los besos, ni un adiós . 

Vivir en los instantes de paz interior hace que uno se encuentre en la calle de la alegría. Caminar un día de sol, respirar el aire de la mañana , contemplar el horizonte de un mar en calma, tocar la arena con los dedos de las manos y acariciar con los dedos de los pies el agua fría de un lago, subir hacía la cima de una montaña, alcanzar con la mirada más allá de el infinito .. Todo esto y más convierten lo percibido en entusiasmo como dice Remedios Zafra ..se trata de encontrar en los acontecimientos la inmensa posibilidad de disfrutar placenteramente de ese trozo de impermanencia. 

Quienes somos no dice casi nada de nosotras mismas , tampoco aprendemos de nuestros relatos contados a nosotras mismas  porque de nada se acaba sabiendo del todo. El sermón de lo que somos o no somos nos convierte en una letanía que nos repite una y otra vez que absolutamente nada nos salva de nosotras mismas ni tampoco las otras nos van a salvar de nada ni de nadie. 

Por eso se trata de desaprender siempre lo que huela a rancio, a podrido, a etiqueta, a clase sabida, a libro de ayuda, a prejuicio convertido en dogma, a sentencia creída , a fe en un dios, a camino trazado, a diseño de moda, a política de turno, a proceso de conversión, a carne de aerobic , a dieta vegana, a todo eso y más ..así aprendemos realmente que no nos espera nada . 

No hay comentarios:

ENCONTRAR EL DESTINO

Había encontrado un cadáver en la callejuela de alrededores de su casa. Un lugar oscuro y alejado de viviendas habitadas . Puede que fue...