domingo, 26 de febrero de 2017

PERDER UNA MADRE ...EL CINE DE MARCO BELLOCCHIO



Un cine como el Meliés en un sábado debería estar lleno sin embargo diria que a pesar del nombre George Mélies , cineasta francés innovador y transformador social en su época, no está de moda. 

La película que no llena la sala es la del director Marco Bellocchio y lleva el título de " Felices Sueños".  El cine italiano de Visconti, Bertolucci, Rossellini, Fellini, Passolini ...como el cine francés o en general el europeo responde de diferente manera al cine americano más comercial. El cine como espectadores llega desde lugares como las emociones y por eso se vuelve impactante y penetra fácilmente con sus imputs en el sistema neuronal y nuestras endomorfinas ; sin embargo el cine europeo juega más con el sentimiento y por consiguiente construye sus historias de forma más narrativa. En el cine italiano como el alemán o el francés el argumento tiene un peso específico para explicar la historia. 

Felices Sueños del año 2017 es la historia de un niño de a penas 9 años que pierde a su madre. Una pérdida a esta edad tremenda ,terrible, y que sitúa la situación del niño en un limbo frágil, vaporoso, nebuloso, inestable. Experiencias como estas en el psicoanálisis destapan la etapa fálica y el complejo de Edipo como el momento de desarrollo psicosexual posterior. EL nivel de la consciencia y del inconsciente , aunque es cierto que esta etapa hablando con propiedad se debe situar en unos años antes , no deja de arrastrarse en la preadolescencia y adolescencia posterior. 


El amor como deseo del niño por su madre juega como metáfora de un conflicto al estilo de la tragedia de Edipo rey. La ausencia del padre , con un rol marcadamente masculino y lleno de estereotipos como el futbol o la vaciedad de las emociones y sentimientos coloca al pequeño Maximo en un dilema. Las escenas avanzan introduciendo el cine antiguo como metalenguaje que permite interpretar como uno se puede salvar del dolor y la pérdida. Belfagor , un personaje que Nicolas de Maquiavelo noveló  para hablar del diáblo que se somete a la voluntad de una mujer. 


Massimo acude a este personaje tal como su mama hacia para soportar las situaciones. Mi mama no está muerta , grita en el entierro, no está en esta caja como vosotros decís. Su creación de una mama que está en el extranjero y de una religión que le habla del cielo y de la voluntad de los ángeles para llevarse a su mama constituyen la búsqueda insistente de este niño para encontrar un sentido a su vida. 

El drama consistirá reencontrarse con el recuerdo de esa noche que su mama le tapó susurrándole " felices sueños". Como periodista de deportes ahora un Mássimo de 48 años debe vaciar su antigua casa de la familia. Ese retorno al paraíso perdido remueve al protagonista su historia , su prejuicios y finalmente la mentira. 

Su defensa a través del género epistolar de la necesidad de una madre aunque esa sea alguien a quien se odie convierte su escritura en un ejercicio de sinceridad y de publicidad como periodista. A una mama siempre se le quiere a pesar , que eso no cuenta nunca ..ahí está la verdadera felicidad. 

Enterarse ya de mayor de la mentira que le han mantenido en su niñez le hace preguntarse : ¿ Me quería realmente mi mama ? 

Cambiar el infarto como justificación paterna por el suicido originan en Massimo la caida de su ídolo. 

¿Acaso ahora el sentido de haber sido amado hasta el final no se convierte en un abandono ?  No es lo mismo morir que abandonar ..y si la razón del dolor insoportable a pe

No hay comentarios: