domingo, 19 de febrero de 2017

DUDA RAZONABLE . MIRAR POR LA VENTANA Y OBSERVAR UN PAISAJE NEBULOSO.

Henry David Thoreau sostiene que una vida verdadera es siempre una vida distinta, una vida diferente. Eso significaría que la verdad conlleva seguramente una ruptura , una capacidad para reinventarse y encontrarse uno mismo. 

Según esta idea la necesidad de tener cura de uno mismo, de cuidar nuestra alma nos obliga a ir haciendo caminos diferentes con recorridos largos o cortos a lo largo de nuestra existencia. Esta existencia que no debería ser cubierta en los espacios de la estética social del decoro, la buena imagen , el civismo, el uso de la norma por encima del sentido común humano. Y si el encuentro con una ética como Foucault decía , de compromiso con la verdad , ejerciendo una parresía , como coraje de ser verdadero a pesar de..

Thoreau sostiene pues que esa corriente frente a las opiniones mayoritarias de la gran masa  nos dirige claramente hacia lo salvaje. Porque lo verdadero está más allá de lo aparente. 

Una manifestación ciudadana podría ser un buen ejemplo de lo que ando diciendo. ¿Por qué nos manifestamos ? ¿Cual es el propósito? 

Es fácil instrumentalizar las ideas, las personas, las masas populares en beneficio de partidos, instituciones, tendencias, ideologías . Sorprende que ese manifestarse se convierta en un acto de rebelión contra el sistema que impone o decide sobre las personas. 

En el ámbito educativo las llamadas aulas de acogida hace tiempo han generado  y siguen generando polémica. Se trata de entender la diversidad desde la diferencia y ser capaz de incluir y no excluir. Dentro de los centros se ha generado la idea de acoger como dirigir a quien no habla la lengua a un espacio excluido del resto para que esté horas y horas asimilando la lengua y la cultura. Anteriormente existían unos centros exteriores a las instituciones educativas donde los inmigrantes recibían una inmersión lingüística intensiva para luego ser incluidos en los centros educativos. La pregunta siempre es "cuantas horas irá a esta aula de acogida " . Acoger dentro de casa no es un eslogan repetido y mantrico que una y otra vez se vocea. Ni tampoco un sonido de tambores , ni una pancarta original "ON THE BORDERS" . ¿Acaso no conocemos el centro de internamiento en Barcelona donde los ilegales se encuentran hacinados en condiciones dudosas ? 

La masa  mayor de refugiados hoy está en las personas que huyen del efecto del cambio climático y que se espera que  aumente más en el 2050. ¿ Los refugiados climáticos hoy son acogidos por imperativo legal en los países ? . EL negacionismo climático sin embargo sigue existiendo en países como EUA. 

Mirar por la ventana es fácil , los balcones en las manifestaciones se llenan de mirones que tiran fotos , que luego colgaran y difunden en las redes sociales. El baile de cifras como siempre defiende el poder de lo manifestado. 

Los mirones muchas veces me pregunto si su función sólo es la de observar sin más. ¿Qué representa acoger dentro de casa ? Un reportaje como el de Canadá donde las familias han querido ayudar y acoger a los refugiados mediaticamente nos prepara para generar en la conciencia razones y argumentos para actuar de forma similar. 

Puede que la manifestación por si sola no sea suficiente para entender que acoger no es dejar entrar en casa de uno a un extranjero, a un inmigrante, a uno que ha huido como refugiado de su hogar en busca de paz, salud, vida. En el campo de Rivesaltes en Francia hasta el 2007 se han "Acogido" militares, exiliados republicanos, judíos enviados a los campos de exterminio, gitanos enviados a campos de exterminio, soldados alemanes encarcelados tras acabar la segunda guerra mundial, argelinos huidos de la guerra de la independencia en Argel , inmigrantes sin papeles ...

Ahora sorprende la gran multitud venida de Siria pero el colonialismo de los imperios y estados lleva muchos años desplazando del África, Asia, América, personas humanas sin nada. 

Se trata de algo más , no sólo de un exilio, no sólo de una guerra, no sólo de un compromiso ciudadano, no sólo de una defensa de la libertad y los derechos humanos . 


Thoreau decía que si nos manifestamos deberíamos entender que la costumbre, la tradición, la vida cotidiana, la convención no nos ayuda a cambiar las cosas. En un mundo nebuloso como el nuestro  hay muchas razones para manifestarse  . 

La duda razonable es mirar la manifestación y encontrase perdido en ella , abandonado, lejos de las voces que gritan, de los medios que anuncian, de las mareas humanas que sostienen razones que el corazón todavía no entiende. Como decía Pascal ,no veo personas veo otras necesidades. Una cosa es manifestarse para verse y otra diferente es comprometerse con el refugiado ajeno a identidades, a nacionalismos, a medios de comunicación , a Estados y pueblos . 

En las palabras de un voluntario socorrista que oía hace poco recién llegado de la Isla de Lesbos : nadie conoce el verdadero problema de los refugiados. 

No hay comentarios: