jueves, 3 de noviembre de 2016

LA SOLEDAD . UNA LECTURA DE JUAN JOSÉ MILLÁS.



Madre está enferma. La válvula del corazón empezó a fallarle. Las pruebas dicen hay que operar. Tienes 82 años. A eso preguntas : ¿ Si no me operó qué sucederá?  El médico te afirma sin más usted un día el corazón se le ensanchará y se ahogará por falta de capacidad torácica , sus pulmones la asfixiaran. Entonces tu piensas que ya has vivido bastante. Y dices que si sólo pasará eso , moriras de ahogo , de asfixia, por no poder respirar. Entonces el médico todopoderoso te dice : no , seguramente antes será llevada a un hospital donde poco a poco su cuerpo y el estado de su corazón se irá debilitando lentamente hasta morir. Joder , maldito médico piensas.   todo cuesta , hasta marchar de este mundo .. 

Llorastes entonces y tu piel joven llenas de granos como una cordillera de montañas recogió tus lágrimas sin compás. Yo te estaba . Fué un instante. Nada más. 

Millas , recomendado en el último encuentro en casa de Silvia en Gràcia junto con Fransesc ,,hoy se acabó. Quisiera cambiar mis desiertos de citas por mis espacios de letras. Dicen que Espronceda habla como yo. O que yo escribo como Espronceda. 

La llluvia es violenta como la vida, Los días que llueve me duelen con mucha violencia. Una agua que se somete a esa caída ..Noviembre agoniza ... las imágenes que ahora tengo carecen de reflexión, pero precisamente estas provocan más angústia que nada, te minan por dentro. Las noches de insonmio desde hace tanto se concentran en el vientre. Sin embargo a veces me desvanezco gracias a mi inconsciencia. Pierdo el verdadero conocimiento de mi mismo, sé que fuí muy feliz alguna vez , hace tiempo, .... pero de nada depende más que de uno mismo la felicidad. Ya no tengo cuerpo. 


Mama , murió en el hospital .
Todos los hospitales que he visitado en mi larga vida me han olido a lo mismo , a muerte. Uno se siente vacío por dentro, desnudo por dentro, los ojos de los otros se vuelven ajenos y a uno le despedazan sin más. Nunca me acostumbraré a estar en estos lugares, en camas separadas, en habitaciones blancas, en inodoros que huelen a meado, a mezcla de deterioro y enfermedad. 

Entonces le acaricie mecánicamente su cabeza, ritual de siempre, alejado de uno mismo, distante. Sé que mi madurez ha eliminado los matices y la muerte acabará por suprimir todas mis diferencias, ya casi no me quedan sólo las comparto conmigo. 

El fantasma de la enfermedad se deshilana por mi cuerpo , se aprisiona y condensa en unas pocas situaciones donde me siento amado por mi mismo. , sólo eso. 

Esa ansiedad me mata, inspiro tres veces y luego vuelve. Se que está. El cuerpo es como el barrio , anónimo, gris, sucio, inhóspito, lejano, fugaz, térbuloso, insípido ... por eso lo odio. Yo no soy de mi barrio. 

La vida es mi patria, la única que tengo , la que se escapa cada vez que no te veo, cada vez que te recuerdo. Luego , sin más , llamas y me desespero ... no estas. Un tiempo remoto se disperso un día en un momento en el bosque de tus olas. 

Quien confia en la capacidad del ser humano para encontrar la verdad ?   yo , nadie más que yo. Por eso en las tardes que leo , escribo, medito, pienso comprendo que bebo para olvidar , que mi alcoholismo me llevará a mi fin. 

La soledad ahora de mi vejez me da pena porque me está destruyendo ....  

Somos demasíado vulgares. Vivimos en un infierno del que no queremos salir , me aferro a eso para dejarme perder. No hay más que pesimismo hoy.Mi vida galopa sin riendas. No mé veo en nada ni nadie. 

Me he defendido de los afectos los últimos 20 años sin pensar que me estaba mutilando. Hoy sin miembros despiertos me siento un tullido. La fruta de la muerte no es amarga, lo malo es vivir como vivo, nada existe hoy importante para mi . 

He dejado de limpiar mi casa. Mi identidad dejo de limpiarse con sus productos. No pertenezco a nadie , el fantasma de mi madre ahora se resiste a mi abandono. 

La soledad era esto encontrarte de súbito en el mundo como si acabaras de llegar de otro planeta del que no sabes por qué has sido expulsado. Te han dejado traerte los objetos que llevas a cuestas como una maldición hasta encontrar un lugar para recomponer tu vida .La soledad mía es una amputación no visible que me arranca la vida y me aisla hace tiempo de mi y del mundo. 

No hay comentarios: