miércoles, 22 de junio de 2016

SIMÓN CRITCHLEY FILÓSOFO ..APUNTES SOBRE EL SUICIDIO.



Sostener que hay una ceremonia del adios apropiada resulta atrevido. ¿Quien está preparado para volar ?  El narcicismo recalca que el egoismo es un problema libidinoso, de hecho podríamos decir que es su complemento libidinoso. Lo que podemos llamar autofilia convierte el deseo del otro en el deseo de uno mismo.

¿Cual es la mejor edad para volar ?  42 ?  65 ?  32 ?  Hay la posibilidad de dar un salto definitivo cuando no hay nada que hacer , cuando nos duele demasiado la existencia.Camús en el Mito de Sisifo nos plantea la pregunta sobre la existencia propia. La libertad nos permite hablar de factores conductuales incontrolables. ¿Cuales son los límites de lo que podemos soportar ? La vida puede ser una carga insoportable  y el deseo de no tener que aguantarla más puede servir para volar.  Los límites de lo soportable no dejan de ser relativos. 

La permanente razón para autodestruirte viene motivada por la capacidad de autocompasión y el asco que sentimos por nosotros mismos.




Escribir es estar ausente de la vida por un instante, abandonando de forma provisional el presente inmediato. La nota suicida permite quedar definitivamente vinculado con el otro. Séneca , un filòsofo estoico decía que si la vida es breve no hay que vivir padeciendola, o sufriendola. 

Al grito de Abandona la vida de una vez!!!!!!   Sòcrates toma la cicuta y empieza así la filosofia como una forma para aprender a morir , como dice Platón en el Fedón. La vida sin posibilidad no es posible, la vida sin realidad no es real, la vida sin capacidad para vivirla no es vida. Por eso Séneca afirma que el filòsofo vive mientras debe no mientras pueda. 

El acto de volar es legítimo siempre como ser libre frente a la vida.




La melancolía no se calla se proclama ad eternum  . En la depresión el yo se vuelve contra si mismo, la persona se transforma como objeto y se lamenta con amargura. Así el narcicismo aparece como una forma de autodevoción que convierte el yo en la base del odio hacia uno mismo.  Esta inclinación al suicidio del melancólico convierte a esta en una fascinación por la excentricidad teatral del presunto suicida. El amor del yo por uno mismo genera una angustia interminable , como estado de insatisfacción permanente, por consiguiente sientes amenazada la vida como estado libidinal narcicista. En el estado de melancolía el yo sólo puede morir en virtud del retroceso al investirse como objeto , así se dirige contra si mismo y la hostilidad recae en él . O sea , en resumen el amor hacia nosotros mismos resulta necesario para darnos muerte convirtiendonos en objetos que odiamos . Odiamos la cosa que somos , aborrecemos el cuerpo que ocupamos en el que nos hemos convertido. Así el suicido es un homicidio realmente.  En el arte de volar aprendemos a liberarnos por fin de todo lo que no hemos sido capaces de soltar , de la cabeza, del cuerpo, de los sentimientos, ... hundirnos en el profundo y oscuro pozo de nuestro corazón.  Un odio que se impone al amor que sentimos por nosotros mismos y así convertirnos el salir a volar como un acto de extremo amor por nosotros mismos. El autoodio se convierte así en una proclamación de amor. 

"Soy demasiado sensible , con mis altos y bajos, con mis ansiedades, mis desesperadas formas de sentirme vacío, ..Me quiero, me quiero .... " 

Así acabamos matando a quien más amamos o sea a nosotros mismos, hay que dejar soltar para poder volar . 
Esta claro que vivir es equivocarse , puede que uno en algún momento ya no desee equivocarse más . El sucidio puede ser el discurso más importante de la vida de uno. El egoismo de un suicida desagrada pero la serenidad de la muerte pesa más que cualquier agitación dolorosa posterior de una no vida. Hay una vida muerta, una muerte vida. El vivir es absurdo , no hay sentido, somos nosotros que lo hemos de buscar.. Sin embargo como decía Nietzsche disponemos del arte para no morir en manos de la verdad y de este absurdo. La indiferencia permite mantenernos en el mundo en manos de esta verdad porque nos puede abrir a la belleza y a la ternura del propio acto de volar . En el salto final al muerte se torna vida, porque uno entiende que cuando nacemos ya hemos empezado a morir , la negación se vuelve vida positiva



No hay comentarios: