domingo, 22 de mayo de 2016

Pater noster, qui es in caelis, sanctificetur nomen tuum.



Aquel día no había venido al trabajo . A él le pareció diferente. ¿Qué podría haber ocurrido? Lo primero que pensó fue en estar atento a los comentarios de los compañeros y compañeras del trabajo. 
En su cabeza buscaba una explicación , un porqué , una razón de su ausencia. Se había acostumbrado a mirar hacia el rincón que siempre ocupaba en la gran mesa rectangular de la sala y hoy precisamente encontraba vacía su silla . No estaba, era algo evidente. 

La mañana transcurría como siempre . Con prisas, con ruido, con un aire denso ... Por el mes que estaban  no parecía que fuese normal tanto calor . Eso no le preocupaba excesivamente había aprendido a desprenderse de las múltiples capas de ropa que le cobijaban con la única idea de protegerse del mundo o de sí mismo. 

Eran las once de la mañana cuando escuchó la noticia al vuelo de boca de las conserjes. Su padre había fallecido. La emoción le convulsionó  por un momento. Hasta entonces su simple relación había estado en las múltiples conversaciones de idas y venidas en el vehículo hablando de política, pedagogía, cine, teatro, novela, ,,, Tenía la sensación que algo le unía pero no sabía exactamente el que , ni el porqué. Sin embargo no dudo ni un momento , La muerte de un padre no es cualquier muerte , no es una muerte más de las muchas que vivimos y  se experimentan  en la vida. No es un protocolo que llenar ni   una experiencia más de las muchas que a uno le sobrecogen y pasa página al día siguiente. 

Sabía que la muerte de un padre para una persona como ella era un sesgo a una parte de su vida , de ella misma , de su amor , de su destino. 

Se dio cuenta rápidamente que no sabía ni su nombre , no sabía nada de su padre. Algo sin embargo le movía a querer llegar a ella , a pensar en esos momentos , a sentir con  esos momentos, a vivir cercanamente dentro de  esos momentos. ¿Qué podía hacer ? Su corazón no dejaba de palpitar como si la dinamita que llevaba dentro fuese a estallar. 

Fue entonces cuando dejó la timidez de sus días , los miedos que paralizaban los cobardes momentos de la vida para enviar un mensaje. 

" Estoy contigo , siento lo de tu padre..Si necesitas cualquier cosa ya lo sabes " .. 


Supo sin embargo que eso no le sería suficiente . Algo le decía que ese dolor a ella le estaría insoportable y que en ese caso la lejanía todavía de una distancia impuesta le estaba obligando demasiado a vivir sin vivir . Pensó en ella  los días siguientes..  Su lenguaje era su gesto, nada más ,nada más. Incluso la carta invisible que un día le escribió ahora adquiría sentido de presencia y no ausencia. 


Fue entonces cuando supo que con la muerte de su  padre se le  desgarraría  algo en el interior . Desde entonces eso le hizo pensar numerosas veces si la casualidad le llevaría  encontrarse años más tarde con la muerte de su mismo padre experimentando esa misma sensación que aquel día había  empezado , como  algo tan extraño -  como sentir que el cielo se había convertido en grisazul  y que la muerte de un padre es un adiós para siempre. 

Así fue como años más tarde   efectivamente , sucedió   la muerte de su  padre . Eran las dos de la tarde. 

Ella entonces sólo con el gesto de su  mirada supo que estaría  con él para siempre. La muerte de los padres - los había convertido en algo más que una pareja. 

No hay comentarios: