viernes, 17 de julio de 2015

EL CORTAPISAS

Cada vez no ha sido diferente , mi cortapisas  no lo desmiente ,  ese mecanismo  eleva la tajada a relación enfermiza  de altos vuelos , en mi caso , no sirve para olvidar algo que tiene que ver con lo que uno desea no ser y algo con lo que uno lucha para ser .Es como dice el término un estorbo, una dificultad , una condición determinante. 

Así en esa restricción   que  ya desusada en nuestros días te impide no avanzar  no parece que  permita encontrar el  mecanismo preciso para hacer desaparecer los demonios interiores que a uno le acompañan a lo largo de toda su existencia . En este monólogo todos escogemos entre tomarnos la vida como una capa de pintura alegre y optimista a pesar de la tragedia que nos representa constantemente como recordaba Shakespeare en su obra  o bien otros que  nos inclinamos por sentirnos siempre o a menudo en un estado de melancolía permanente para justificarnos nuestro pesimismo existencial y nuestra angustia permanente. 

En esa traba que nos hace dudar de nosotros y nosotras encontramos puede que la necesidad de recorrernos en cada instante, para que no sea fruto de una desidia cotidiana que nos subyuga y nos hace estar cabizbajos. Todo es el fruto de lo que somos desde siempre , nuestra verdad o deseo de ella, nuestro miedo o las consecuencias de una inseguridad originada , creada , inoculada por el sistema familiar, institucional, político, cultural..Todos tenemos ideas, creencias recurrentes que nos configuran nuestra actitud y nuestra manera de ser y estar en este mundo. Hay quienes van pidiendo perdón constantemente , hay quien imponen siempre sus ideas, hay quien nunca colabora con nada ni con nadie, hay quien siempre ve hostilidad en los demás, hay quien se niega a aceptar las ideas diferentes que no sean las suyas, hay quien se deja someter a las caricias de los demás, hay quien se masturba, hay quien nunca lo ha hecho, hay quien lee, hay quien se compra montones de libros para nunca leerlos, hay quien sonríe siempre o quien siempre está serio, ..  Somos todo aquello que nos acontece , todo aquello que nos sucede , todo aquello que nos narra a nosotros mismos lo que somos y tenemos. Nuestra búsqueda en la verdad, nuestro deseo de egocentrismo permanente publicandonos o publicitándonos, ... esa inmortalidad que deseamos conseguir en lo que pensamos, hacemos, decimos, escribimos, proyectamos, observamos. Nuestra determinada mirada sobre el mundo lo hace más o menos posible para nosotros , Así un amor por la naturaleza no es una moda más es un contagio familiar o personal por aquello que te hace sentir libre, pequeño frente a lo grande. Una pasión por el cine es un recurso de vivir y soñar con aventuras permanentes que te permitan volar hacia nuevos paraísos. .... 

Santiago López Petit en su libro " Hijos de la noche"  habla de estas cosas que digo , del dolor de vivir en la vida . Quienes hemos y estamos sometidos desde nuestra infancia a una enfermedad permanente , crónica no nos permite la vida una distracción ni por un momento . Podemos acabar fácilmente en el hospital de nuevo sondados , llenos de catéteres en nuestras malgastadas venas, y sintiéndonos nuevamente como peleles o marionetas sin cuerpo propio , con una amalgama de piel y huesos que nos impiden sentirnos algo humanos. Petit dice "tuve que infectarme de muerte para sobrevivir , y entonces pude entender la vida y el dolor del mundo..Esa travesía de la noche lleva del malestar a la resistencia" . El libro permite enterar en estas reflexiones sobre la relación que establecemos con nosotros mismos y la vida misma.  En esta noche caemos, nos levantamos, nos lamentamos, nos alegramos, nos sentimos vivos, valoramos más las horas, los ratos buenos, la compañía, la camas compañeras del viaje al mundo de la muerte y el dolor, ..nombres, datos, techos, hospital , camillas, camas, aparatos, doctores, doctoras, ....  

López Petit dice " La impotencia no es algo concreto, son simplemente frases que nos decimos para soportar lo intolerable" ..en esta experiencia esta el dolor cercano a la muerte, al sufrimiento del otro. Viajar a campos de concentración con este tipo de experiencia o con otra es muy diferente , le permite a uno respirar esa desesperación por no alcanzar uno a levantarse de su bajo suelo vital. Es entonces cuando la decandencia puede aparecer pero también tu encuentro con el espejo permite mirar a los demás con algo más de condescendencia. Nunca he hecho una apología de mi dolor, de mi sufrimiento, de mi ida y venida, más bien lo he mantenido en silencio. Sin demostrar con ello a nada nadie puesto yo no soy un simple cuerpo roto y maltrecho. 

Rodearse de vida es vital para seguir existiendo , vivir  con alguien que te  permita entender lo que tu eres , recordándote que más allá de tu dolor estas tu , tu persona.  Un otro que te permita "querer vivir" ..Quien te permita entender la idea de vida. 

Pero la vida no es todo cuerpo, ni enfermedad también es energía, pasión, instinto, sinrazón, caos, ( por cierto recomiendo el libro de Espinosa "el món blau estima el teu caos" ) . Hay un hacer, pensar, sentir, amar, odiar, abrazar, comer, respirar, correr, caminar... Petit dice " No aguanto más la banalidad disfrazada de cultura pretenciosa o el engaño de una militancia política autocomplaciente" ..leyendo esto me siento en comunión con esto escrito. Se habla tanto de política y se hace tan poco con ella sobre todo a nivel local, concreto, vecinal, familiar, laboral, ... en esa apariencia perpetua que nos hace pensar la diferencia entre lo que hacemos . El abandono de las guerras personales en estos espacios posibles es una evidencia , hablar en los foros de política es fácil , hablar mirando los periódicos o las noticias es todavía más fácil pero tal como el movimiento social debería ser , nos deberíamos mover en la baja intensidad de las luchas y batallas de la praxis diaria. Para cambiar las estructuras del poder y dejar de sostener esa relación entre una economía que somete y una ciudadanía que abnegados sobrevive conviene romper los mecanismos globales y de determinación totalitaristas como el mercado y el oligopolio de las empresas. 



No todos los días uno está igual , unas veces el cuerpo no aguanta , y todo da pereza, todo te detiene, todo te arrastra hacia una penumbra permanente. Uno debe levantarse y disimular su estado de ánimo, su inmejoría actual, su decrepitud osea, no hay posibilidad de abandono y eso te obliga a estar allí. La vida es triste a veces cuando uno escucha la pelea en la calle de la pareja que se odian y violentamente desearían matarse uno al otro, uno siente tristeza cuando el perro llora abandonado en el balcón por los propietarios -no tiene otro nombre- que han marchado dos o tres días de paseo, uno siente tristeza por la muerte de una amiga que un día decidió quitarse la vida , uno siente tristeza por la muerte de un poeta, un amigo, un compañero, un conocido , un hombre o una mujer, un niño o una niña, un ser humano   o un ser vivo maltratado , ...  la tristeza se hace presente en cada rincón de estos días que te pesa el mundo y la vida. Así un día te enterarás de la muerte como algo cada vez más cercano en tus familiares, amigos, conocidos y aprenderás a saber mirarla cara a cara como si ya la esperaras más fácilmente.  Pero López dice " El hombre dicen que es el sueño de una sombra.... vivir en esa sombra es estar en permanente estado de schock , de tensión con uno mismo , de desmorone emocional y cognitivo, No te acostumbras nunca a perderte dentro de ti " ....La fatiga es la enfermedad de la vida, de este vivir en la monotonía de una ausencia que impide obedecer a lo que uno quiere de si mismo. ¿Acaso uno sabe estar solo ?  

El exceso de dolor nos conduce a la fatiga crónica y a un exceso de verdad, ..¿ por qué siempre te estas quejando de tu dolor ?  El silencio está . No hay respuesta. Ella marcho un día , la otra dos, la de más allá lleva en el caminar permanente como tu lucha contra ti y contra ella misma, la más lejana te reconoce en su mirada , ....  No hay respuesta. Pero el silencio no se puede oír, La cabeza se repite por las noches una y otra vez , ¿qué tengo más que vivir ? La lucha ruidosa que la cabeza tiene no se detiene , no puede detener el tiempo. Una gran caja que resuena una y otra vez . 
Yo no soy yo. 


López añade " Mi soledad está poblada de gritos de guerra " ... La guerra es la gran batalla por el día a día , por la hora , por la pérdida de la consciencia por un instante de ser quien eres y estar como estas. 


No hay más camino que el que uno sube a lo largo de toda su vida. No es fácil pero tampoco imposible . Nadie escucha.Nadie me escucha. 
En eso estoy solo. Y creo que es así como se debe hacer Vale la pena el esfuerzo por vivir más. La ternura es difícil cuando uno sólo intenta sobrevivir. No puedo hablar hoy. Sólo escribo , me escribo , me hablo a mi mismo. Solo la muerte recordará la autenticidad de una vida. He asistido a muchas muertes ajenas , he sentido eso de la autenticidad de la vida ... Mi padre. Mi amigo . Mi conocido. Mi amiga. Mi ... El odio me sujeta a la vida dice López Petit. Nosotros somos nuestra obra en lo que hacemos, pensamos, decimos, vivimos. Inyectarme optovite B12 cada mes de cada año de mi existencia como una rutina .. Mi doctora murió y me grito " ¿Por qué me abandonaste ? "La enfermedad expulsa la insignificancia de cada vida, y así la vida es única.¿Cómo llegar a ser feliz? La vida nos paga con la vida" 



Pero el otro siempre es quien te ofrece el perdón contra ti mismo. Si te salva siempre esta otra que te dice , estas , estoy, conmigo, contigo, con nosotros.

Lo cotidiano es ajeno a lo laboral. Lo laboral nos empuja, lo cotidiano nos detiene. Esto último nos aburre y por eso lo laboral acaba salvando casi siempre de la pereza de organizarnos la vida. Pero esta vida diaria es un hacernos con este sometimiento de lo que nos acaece y nos pasa. Lo cotidiano es lo impersonal , lo cotidiano es lo ajeno a uno mismo. ¿Por qué no me diviertes tu ?  Lo mediocre es lo cotidiano , lo repetitivo, lo usual, lo siempre lo mismo. Hay otra vida.La vida enferma de inautenticidad nos permite pensar en otro mundo posible. En política hoy se tejen los caminos de una cotidianiedad alejada de la verdadera reforma social y ciudadana de la base alejada al poder institucional y dirigista. Los situacionistas y surrealistas intentaron hacerse con esta idea de reformular la vida cotidiana. Rimbaud ,Marx,

Dormirse en la vida , eso es lo que nos pasa. Abandonarnos a un mundo de consumo y compras para escaparnos de nosotros mismos . La monotonía ha burocratizado el espacio y el tiempo de ocio y laboral. La repetición esta de moda. Lo mántrico se dispone a lanzar su letanía como si se tratará de un ejercicio de coaching para salvarnos de quienes somos.
¿Cuales son las prisiones de lo posible? esta idea de más de lo mismo, de siempre lo de siempre, de no explorar más que lo que nos dibujan los otros con su saber ... la idea de la posibilidad de otra realidad exige avanzar . 

Mis relaciones son extranjeras , o sea, extrañas, ajenas a mi mismo. El exilio de mi permanencia vive en ese estado sin fronteras , sin un limite claro y definido. No hay otra posibilidad. La tormenta de arena que se sucede en mi cabeza exige aislarme."Quien combate con quien ? Acariciar las noches en la sabana blanca para no encontrarse nunca en el otro, la otra, en uno , en una. ¿Como se puede sostener esos momentos de deseo si posibilidades  porque la enfermedad como cristales en mi piel me agujerea de forma tajante el estoma de mi agujero intestinal ?  No hay respuesta. No hay mano sino la tuya , la suya, la vuestra que me sea mi bálsamo  tantas noches de inquietud y impaciencia por relajar mi desesperación.  "Edificamos entonces distancias que nos separan del otro, la otra, aunque vivamos unidos .." El beso se hace único , sin saber si mañana existirá la posibilidad de otro. ¿Hay extrañeza de abrazo de los otros , otras, de contacto, de encuentro con los ojos, con los brazos, con las manos..? No será casualidad que empece a estudiar la técnica manual del masaje , de la técnica del ayurveda, de la relación con las caricias que con el cuerpo ajeno uno puede experimentar en su propio cuerpo. Lejos , muy lejos de esta idea están ahora estas cosas, ideas, creencias, puesto que no hay más que esta distancia expresa para que el rozarse no sea más que la casualidad indeseable que a veces nos sucede. Sólo la distancia que aleja y acerca puede salvarme pero a veces no se da.                
"Estas cansada de mi cansancio. Y desesperada de mi desesperación" --dice López Petit . Así es , la enfermedad nos sostiene en una ira constante que nos lanza al mundo con rabia por eso que nos detiene tantas veces. Odiar la enfermedad es el eje de mi silencio disimulado como mis padres me enseñaron. No digas nada, guarda para ti tu dolor. No lo digas.No lo muestres. No lo expreses. No lo vistas de seda. Llévalo con dignidad. La distancia es la misma que el dolor produce. "¿Cómo atravesarla para poder abrazarte? ". La enfermedad secuestra .La vida también. La vida en familia, con la familia, en la familia, la vida en la pareja, con la pareja, la vida con uno , con otro, la vida en comunidad, la vida en soledad, la vida en la cama, la vida en la piscina, la vida en el mar, la vida en la montaña, la vida en relación siempre nos detiene contra nosotros mismos. 




Ese sentido muchas veces lo encuentras equivocadamente en una especie de situación de irrealidad cuando miras el techo de la sala donde estas en tu hospital. Horas y horas te permiten meditar y confundes la necesidad de sobrevivir con la mística trascendente. Hablar con dios es una ilusión , es una necesidad a veces de descubrirte a ti mismo. No hay más dios que el que tu buscas. No es una necesidad más bien una confluencia de alejarte del mundo de los otros. La mística va más allá de la ideología no tiene credo, ni ritual, ni justificación alguna. Es lo contrario de la militancia. 

Mi fe no es otra que esta que está en mi no en las instituciones ni en los otros. La religión es algo ajeno , la religiosidad es una configuración antropológica de lo que uno es cuando no hay esperanza. La mística nace de esta sensación de desamparo. 

Hay un miedo al abismo que no deja avanzar. Hay que hacer la revolución como fiesta dicen los situacionistas. Hay una filosofía del deseo  que Deleuze y Nietzsche señalan como posibilidad de la diferencia.



No hay comentarios: