jueves, 2 de abril de 2015

EL PROBLEMA DE LA BRECHA O LA DIFERENCIA ENTRE LA ÉTICA Y LA MORAL. APUNTES I




John Rajchman en su libro "Lacan, Foucault y la cuestión de la ética" apunta una idea interesante que llevo tiempo dándole vueltas : como configurar nuestra identidad que no nos viene dada. Este problema lleva la cuestión a la relación entre el sujeto y la verdad y  plantea históricamente las formas de vida donde el compromiso con  esta tiene un precio sobre uno mismo. 

Cuando vi la película de Lars Von Trier  "Anticristo" con Charlote Gainsbourg y William Dafoe me llamó la atención que la pareja sumida en el dolor por la pérdida de un hijo se refugia en la Naturaleza , más en concreto en el bosque para curarse de su mal. La protagonista entra en relación con su verdad interior y su marido descubre que siempre ha estado buscando una relación consigo misma , con su yo, con su mundo de mujer al lado de la naturaleza y del poder que esta daba a las brujas.  Me parece un buen ejemplo para entrar en el planteamiento que Rajchman hace de la cuestión de la ética en estos autores. 

Hay en este sentido una difícil unidad entre el pensar y el hacer , entre la teoría y la práctica en nosotros mismos. De ahí que podamos hablar de una escisión o brecha entre la razón vinculada a las estructuras del cerebro y del pensamiento  y la voluntad del deseo, la pasión y el sentir situada en los procesos mentales  y más libre en el lenguaje. De esta manera el mundo se convierte a diferencia de la vida en algo ajeno a uno mismo , algo molesto porque precisamente no le es propio , aunque si que nos obliga a vivir en él. En esta paradoja la ética seria algo muy diferente a la moral , puesto que la primera seria una cuestión existencial del yo  y la segunda sería más bien el escenario público en el encuentro con el nosotros. 

Por eso la ética se plantea como una nueva forma de vida , como una cuestión que nos relaciona con la verdad misma. Huir de ese espacio simbólico que hace de nosotros lo que la cultura quiere y desea no es otra cosa que enfrentarse a esta cuestión ética. Los momentos de trascendencia que llama Foucault que surgen de nuestra historia o la necesidad que una civilización jamás puede rechazar según Lacan. ¿Qué nos queda más allá del mundo de la idealización de la realidad o de más allá de las determinaciones históricas ? 

¿Qué elementos de nuestra experiencia sobresalen de la identificación que tenemos con nuestra forma de vida permitiendo que las cuestionemos , las transformemos ? 

Se trata de pensar esta cuestión del ethos , para que nuestra identidad no nos venga dada como problemática o fundamental. En este sentido un verdadero error seria hablar de ética aplicada porque convierte en algo vano todo principio que debe devenir en abstracto, teórico y racional, puesto que esto no es más que una moral. 

La moral así nos somete al chantaje de la costumbre para tener identidad o de lo abstracto del deber.La ética se inscribe en el nosotros de la experiencia que nos cuestiona siempre aquello que somos  y se aleja de estas identificaciones culturales o vínculos sociales. No hay maestros en ética ni escuelas ni expertos .. puesto que sólo vale la pena la vida puesta a constante examen para ser vivida. 

¿Cual es el lugar de la verdad en las formas que hemos inventado para vivir juntos? 


Por ejemplo se trata de descubrir el mecanismo para ver como resolvemos nuestros problemas en el ámbito de la experiencia propia y ajena donde no hay un proceder válido y aceptado de forma común. Seria el caso del avión y sus víctimas en la compañía Lunthansa. 

Por ejemplo se trataría de encontrar una pérdida de garantías o certezas sobre quienes somos o queremos ser donde no este forma de poder alguna - a diferencia de la moral. 

Por ejemplo se trataría de no poner en la razón este énfasis ético y analítico para poder cuestionar las reglas y normas aprobadas para crear otras o desmontarlas ... 


Y eso requiere coraje , valentía, compromiso con uno mismo y con la verdad. 

No hay comentarios: