domingo, 21 de septiembre de 2014

PROMETEO ENCADENADO . ESQUILO.

A  Joan i   per la seva lluita amb la vida ....



Leyendo a Byung-Chul Han "La sociedad del cansancio" en su inicio nos habla del mito de Prometeo para proponernos reinterpretar este mito. Por eso nos describe que convertir a Prometeo en el arquetipo del ciudadano actual que se somete él mismo a una violencia y autoexplotación permanente , resulta hoy una metáfora válida .

Si retomamos el mito de Esquilo descubrimos un drama satírico donde el titán busca reconciliarse con los dioses y concretamente con Zeus. Esquilo nos habla del origen del mundo y de la humanidad, donde se establece el estado que gobierna el cielo y el proceso de llevar a la cultura a la tierra.

Byung-Chul Han establece que este Prometeo  se encuentra cansado a causa del excesivo rendimiento que produce la sociedad y que este acepta. En el mito Prometeo está encadenado a una gran roca en la permanece inmóvil y atado para siempre. Prometeo no es un héroe mortal  es un Dios. Pero el papel es de sufrir porque ha realizado un acto indigno de su condición. Prometeo ha robado el fuego del lugar de los cielos  y eso le hace enemistarse con los dioses. Zeus le maldice y le castiga. 

¿Por que Prometeo ha querido robar el fuego ?  Platón en el diálogo del "Protágoras"  320 d- 322d nos explica que la decisión la toma porque se encuentra con un ser humano que carece de ninguna cualidad o virtud que le sea favorable. Prometeo decide ayudar a la Humanidad para que el destino de los hombres no sea tan duro y cruel como el que se supone les podría esperar. Por eso Prometeo roba a Hefesto  y Atenea la sabiduría técnica y el fuego  para regalarla al ser humano. 

En este sentido el papel de Prometeo es de ordenar y organizar este caos reinante en el cielo y la tierra. Sin justicia parece que la tierra no puede sobrevivir y Prometeo decide actuar. Los dioses peleados entre sí ; Cronos y Uranos, Cronos y Zeus  buscan el castigo, la venganza, el dominio total con sus poderes.  El orfismo intenta poner cierto orden para que los dioses entiendan que deben saber perdonar . Zeus acabarà por reconocer sus propios errores y tratar de reconciliarse con sus excesos. 

La humanitat dependerá de este acto prometeico , de esta falta , de este pecado de Prometeo. El hombre tiene un papel secundario , como espectador mudo, impotente, a quien se le está intentando salvar de su situación indeseable. Prometeo tiene este papel de redentor , de salvador de los hombres  en Esquilo. Este titán logra con astucia robar el fuego y Zeus se vengará cruelmente. 

La condena es estar atado a una gran roca para siempre y permanecer immóvil . Un águila viene cada día para devorar su hígado. Zeus quiere destruir a los hombres pero Prometeo , el buen titán , quiere ayudarla y que no sea destruida. 

En la reinterpretación de Byung-Chul el águila que devora el hígado que va aumentando cada vez más es su "alter ego" , o sea, este yo que se intenta escapar de lo que le toca mostrar y vivir. Así Prometeo en el fondo decide ser esclavo de su egocentrismo, de su situación de auto-consumirse, de su situación de auto-explotarse  porque se encuentra "cansado" . Sin embargo , conviene advertir que el cansancio a penas no se nota ni se siente, el sujeto que es esclavo de su trabajo , decide por si mismo no demandar nada, ni manifestar dolor alguno. Así el estar cansado es una simple apreciación de quien se autoconfiesa dueño y esclavo de si mismo, apresado por esa situación que le convierte en alguien incapaz de detenerse frente a si mismo. 

La cuestión que sigue en el filósofo de origen coreano en relación al mito es que siguiendo a Kafka y la lectura que hace del mito , este cansancio , esta herida en Prometeo no sirve para permanecer con la herida abierta sinó provoca la curación y lo que él llama " el amable desarme del yo". O sea, en el fondo en esa relación que establecemos de autoexplotación conseguimos olvidarnos de ser nosotros mismos , de tenernos tan presentes como siempre con lo que somos. 

Prometeo es este dios rebelde , que roba el fuego , promueve la cultura humana y nos permite sobrevivir en esta realidad hostil. Este destino del ser humano encadenado a una gran roca obliga a que nazca la piedad, la compasión y Zeus se vea obligado a perdonar a Prometeo introduciendo así la justicia y un orden diferente en la tierra. Este dolor es el símbolo específico de la raza humana que comporta la posibilidad del arte y la cultura. El héroe así rescata la posibilidad de ese instrumento que resulta la cultura que nos da la consciencia como yo. Pero a la vez una cultura que nos somete a la tiranía del yo mismo , que nos violenta porque de manera equivocada nos opone a la naturaleza como tal . El problema pués consistirá en este desajuste por creer que algo así como lo natural y la naturaleza se encuentra en clara oposición a la cultura y la técnica. Este conflicto toma forma en esa necesidad de una construcción del yo basada en esta autoexigencia de pedirse a uno mismo rendir al cien por cien. El trabajo como parte de esta cultura se constituye en pieza fundamental de esta diatriba y organiza así este yo en sujeto al servicio de si mismo. No hay aquí más oposición que la que nos autoejercemos a nuestros yo. Por eso la cultura acaba por convertirnos en seres sometidos a nuestra necesidades naturales.  No es casual que sea el fuego el elemento robado , 

Poseer el fuego es nuestra gran tragedia . Precisamente esto nos hace creer  y eso nos pierde , por eso este yo queda fuertemente atrapado por sus miedos, sus inseguridades , sus dudas, sus desconciertos, sus mentiras ...Han nos invierte esta idea , la situación ahora ha cambiado porque nos estamos dopando. Hemos convertido este yo en una caja de herramientas que si conviene podemos drogar. Hay que rendir. Los complementos vitamínicos , las sustancias aceleradoras y energéticas, han de permitirnos no desconectar de esa autoexplotación del yo. 

Prometeo es por tanto quien entenderá que vivir es una simple función , un mecanismo de producción y productividad. Por eso el agotamiento del yo debe traducirse a una falta de crítica con uno mismo, a una falta de sensación de estar sometido, a un olvido de la condición humana. 

Prometeo se instala así en el solipcismo existencial del más absoluto aislamiento, de la soledad absoluta , del individuo alejado de si mismo, desconectado de la realidad , el ser separado de si mismo , el ser separado de los otros, 

Prometeo nos ha llevado a nuestro Infierno particular , donde vagamos sin rumbo fijo, sometidos a nuestra condición laboral, a nuestro cansancio endémico, sin capacidad de respuesta, sin capacidad de interconexión con los otros incluso con uno mismo. La pareja así llega cansada del trabajo , no se mira, no se toca, se deja llevar por la situación del , bufff , hoy estoy especialmente cansada , ... no es necesario palabra.  ¿Qué más puedo decir después de este día ? Nada. 

Prometeo encadenado en esta nada que nos confunde y a la vez nos ayuda a ignorar la vida misma y la existencia humana. Una violencia establecida por ese silencio del otro, del no saber que decir, de no poder hablar de nada. Ya no nos queda absolutamente nada de nada. 

Sin embargo todavía este Prometeo nos advierte si lo miramos algo , nos delata, nos violenta, nos señala ...pero ahora nos indica Han que nuestro yo se disuelve frente al mundo, porque puede que el cansancio inspire y permita aprender de este estar en el mundo. Olvidarnos de este yo puede que nos convierta en lugares comunes, en espacios de posibilidad , de lo que no hay que hacer, de lo que no hay que decir o contar. 

No hay comentarios: