martes, 24 de junio de 2014

LA LUCHA CONTRA LA IMPULSIVIDAD Y LA INMEDIATEZ

El ritmo se rompe y entonces se estropea esa prisa por acabarlo todo , Acabar con la prisa misma, acabar con la paciencia del que resulta ser un impaciente. Por eso hay que empezar a dejar que el tiempo pase de otra manera , No con eso que llaman Low o Slow , que eso parece que tiene más que ver con la autoayuda que siempre creemos necesitar. No no es eso... se trata de vivir de otra forma para que las formas no se nos impongan a las maneras de hacer. Lo explicamos ...


Empieza la reunión para hablar de los alumnos y alumnas en un centro que cada vez parece más apropiado por la banca y el poder de la ideología del sistema. Se trata de hablar y escuchar sobre las vidas y sus aprendizajes de los chicos que finalizan un curso académico ...Pero cada vez se habla menos , cada vez se escucha menos ...porque lo importante es la rapidez . Una situación que repite una y otra vez en cada equipo docente, en cada junta de evaluación, en cada reunión, en cada espacio.... por eso del tiempo ..De un tiempo que ya ha dejado de ser nuestro y ahora es del rendimiento. Hay que rendir , hay que producir , hay que gestionar con palabras como eficacia aquello que en el fondo esconde la paradoja entre haber dejado de ser profesores con opinión propia . El alumno se convierte así en una pura mercancía competencial al servicio del sistema económico europeo. 

La reunión se establece dentro un horario cerrado, en un ambiente hostil, en condiciones climáticas nada amables,....  ¿Qué produce este efecto ? Dejar de hablar , dejar de escuchar, dejar de pensar en los alumnos que tenemos delante.....  y entonces se frivoliza sobre la curiosidad malsana de hacer de nuestra sociedad un espectáculo permanente... Nada parece lo que es y el plan orquestado permite dejar de ejercer el derecho de hablar en nombre propio. 

Las pruebas externas que ser realizan para evaluar las competencias permiten identificar de forma prioritaria lo que nos conviene y eso establece que ya no se cuenta con la experiencia del profesorado. Pero eso no nos importa... Hay que trabajar para lo inmediato , para tener las programaciones al día, para realizar las prácticas sobre competencias, hay que innovar en las nuevas tecnologías, hay que formarnos para mediar los conflictos.. 

No se trata de respirar se trata de sobrevivir frente a la vorágine que se establece para estar al día de todo y con todos. Se ritualiza así mecanismos no de control disciplinario -puesto que el sistema se encarga muy bien de justificar las normas que establece y regular los espacios para que estos no se conecten entre si -  sino de culpar a la falta de tiempo nuestra incapacidad para hablar entre nosotros. En eso consiste la amistad y así se crea la comunidad pero en los centros ya hace tiempo que no existe ni lo común ni un tiempo para hablar. 


Por eso se nos imponen mecanismos de autoregulación como responder a los estímulos de forma rápida con un impulso que nos produce fenómenos que se convierten en patologías del yo como ·Los selfies tan de moda , o los correos- tormenta de fuego ....todo ello fruto de esa necesidad de mostrarnos enfadados contra nosotros mismos...  Porque la suerte ya lleva tiempo que está echada , que lo decido está determinado por lo que nosotros mismos dejamos de hacer ... La indiferencia reina en este ámbito de lo inmediato , en ese espacio del acabar rápido , del ser productivo que significa dejar de hacer, de hablar y de pensar.... 


Contra eso hay que luchar , contra esas formas que se nos imponen , contra esa idea de que no hay salida y contra la idea de una salida en positivo , no se trata de podemos , no se trata de hablar de lo bonito y positivo que nos queda , se trata de romper el ritmo , de encontrar en el no hacer la respuesta a lo que de forma impulsa y inmediata se nos impone como ya hecho. 

No hay comentarios: