domingo, 2 de febrero de 2014

JOHN GRAY Y EL SILENCIO DE LOS ANIMALES



"Los filósofos dirán que los seres humanos nunca podrán estar en silencio, porque su mente está hecha de palabras. Para estos lógicos imbéciles , el silencio no es más que una palabra.Imponerse al lenguaje a través del lenguaje es obviamente imposible" 


El libro de John Gray nos lleva a la ruptura con el mito ilustrado de la razón y del progreso fuente de inspiración de las dos grandes ficciones que han construido la historia : la cruz de Jesucristo y la muerte con cicuta de Sócrates. Precisamente este último autor será quien en base a esa ética del conocimiento del bien que confía en quien actúa con maldad lo hace por ignorancia ; en base a la idea de examinar la vida de uno en cada instante para que sea buena; la idea de la felicidad y el romanticismo de la naturaleza humana ,...se fundamente en principios del todo cuestionables. 

Para llegar a esa crítica contra estos mitos modernos del progreso, la ciencia, la tecnología, la felicidad, el análisis del yo, recorre a un paseo literario por novelas y autores que poco a poco van acercando a ese silencio que nos propone y que quizás constituye la idea más interesante del libro. 

Se trata de olvidarnos de esa necesidad de orden por lo real y por medir, analizar todo desde la palabra y el lenguaje que configura el mundo y la realidad. Nominalismo y realismo se debaten para esa idealización de lo que queremos fijar y determinar como continuo. Precisamente la idea de esa fragmentación de la realidad rompe con la racionalidad de los mitos modernos que el autor nos quiere proponer. 

Para eso recurre a metáforas a menudo con la relación que el hombre establece con el mundo animal y que nos permiten quedarnos en el mundo de las percepciones e impresiones más que con las ideas que nos hacemos del mundo y de la realidad. Por eso el silencio humano es diferente al silencio animal y no como lo ha venido sosteniendo el cristianismo desde hace décadas. 

"A la gente que ama animales se la acusa a menudo de otorgarles características humanas" 

Pero este silencio humano es una huida de su yo interior , de su intranquilidad por vivir consigo mismo en un constante ganar tiempo a la vida frente a la muerte. Este hablar interno es la lucha por encontrar el silencio frente a los pensamientos. Para el ser humano el silencio es una huida de ese estado de perturbación interior a diferencia de los animales que es un estado natural de quietud ...De alguna manera el silencio humano es una terapia de redención frente a uno mismo a diferencia de los animales y de la naturaleza que no necesita de tal redención. 

La propuesta de Gray es recuperar este silencio consiste en olvidarse de los signos y señales que constituyen nuestro mundo exclusivo. Se trata de hacer que nos olvidemos del lenguaje y de la conciencia como algo propio y ajeno a los animales para dejar que hablen ellos y ella. 

Se trata de poner en duda el propio pensamiento como hicieron Montaigne, Freud, y otros pues la ciencia no nos libera de los mitos actuales ni la filosofía sólo la contemplación y el silencio. Este seria entiendo el silencio del hombre o del ser humano que contempla en silencio el plato de comida en una situación enajenada. Escaparnos del yo ordinario contemplando el espectáculo de la naturaleza como sostenía Weil o incluso Schopenhauer. Se trata en definitiva del rechazo de la razón frente a los sentidos pero no como búsqueda de un yo superior puesto que se trata de anular el yo ... 

El autor sostiene que vivimos en los espejismos de la razón que con sus mitos modernos del humanismo nos han hecho creer en la fe del destino, la necesidad de salvación, la felicidad, la inmortalidad, el progreso, ... porque en el fondo no hemos mirado a la cercana naturaleza de los animales. 

No hay comentarios: