sábado, 3 de agosto de 2013

IMBÉCILES , IDIOTAS, ESTÚPIDOS Y OTRAS CRIATURAS ...


Os presento un gran imbécil , un idiota , un estúpido ... y siguiendo la máxima socrática me aplico eso de "conoce el imbécil que hay en ti para dejar de tener tanta o demasiada conciencia de lo que somos o sabemos."
El escritor Martin Page escribió hace unos años una obra que nos narra que el idiota , estúpido es el único superviviente de la sociedad actual. El protagonista Antoine de gran inteligencia , con muchos conocimientos y de gran experiencia y especialización cae fácilmente en la melancolía y soledad de la que no puede huir. Buscará sin conseguirlo huir de este estado con el alcohol , el suicidio , adaptación a la sociedad como conseguir un estado de ataraxia donde no te duela nada. Precisamente esto último es lo que llevará a Antoine a convertirse en un estúpido y reconocer tal como el novelista propone convertir su propia cabeza en una simple calabaza vacía , clara referencia a las sátiras de Lucio Séneca y en concreto la referida al emperador Cláudio (La apocoloquintosis) .


El libro empieza diciendo que Antoine se siente cansado como si viviera la edad de los perros que cuando uno tiene 7 años de perro se tienen en verdad 49 años de persona o a los once es como si tuviera setenta y siete. El protagonista busca el refugio de la estupidez para salir del abismo de su soledad y locura que le lleva a la melancolía más profunda. Eso de construir el mundo a base de razones, órdenes, valores, ideas, normas, teorías no le llevaba a nada simplemente a deprimirse cada vez más. Ser feliz a veces es renunciar a darte explicaciones a todo y de todo. La soledad era el resultado de una inteligencia estéril y aburrida. ¿Para qué si el mundo es de los estúpidos? La causa de la infelicidad es la mente humana que nos hace dar vueltas una y otra vez a las cosas y a los problemas...¿Qué argumentos podemos tener para renunciar al pensamiento? Hoy con la nueva ley de educación parece que están claros : dejarnos someter a la tiranía de la razón del mercado, la tecnificación de la industria y el capital. Si este año los profesores de filosofía decidiéramos enseñar a no pensar seguramente sería una gran aventura que acabaría en una gran derrota. Sin embargo ¿ como convencernos de llevar a cabo este paso y dejar de enseñar a pensar para aprender a ser estúpidos ? Un manual es una buena manera de manera de buscar esta auto-ayuda para no fracasar. Una presentación de imágenes acompañadas de sentencias y proverbios , una lección magistral , un libro, un juego, ...¿.Podemos fingir esa mentira encubierta que nos presentan cada día ? Si este mundo es una mierda pero estamos vivos ¿hemos de tener miedo? 

Coaching personal sea quizás una buena apuesta en estos tiempos. Control sobre las emociones, gestión de los propios recursos, optimismo inteligente pero no demasiado para la supervivencia, eficacia y eficiencia racional, despreocupación por las realidades ajenas a las posibilidades de cambiarlas, ...  
André Glucksmann escribió en el 1985 "La betise" (la estupidez) con el añadido de Ideologías del postmodernismo. En este libro el filósofo francés habla de convertir a los ciudadanos en patriotas estúpidos que añoran las consignas del Estado autoritario.Elogiar la estupidez como una forma de adaptarse mejor a los tiempos que vienen para saber intercambiar los quehaceres personales con las relaciones sociales puede que sea una receta para el nuevo año. ¿Cómo dejar de ser agresivos en una sociedad con crisis económica, social, de ideas,de sentimientos donde se impone cada vez más la soledad, el aislamiento, la auto-referencia, y donde la fragilidad está cada vez más presente? Mirando hacia otro lugar , dejando de leer, dejando de ver, dejando de escuchar, dejando de pensar....  Ser crítico es empezar a reconocerse como un gran estúpido y darse cuenta de ello por eso el mejor estúpido es aquel que renuncia a si mismo. Hoy todos nos quejamos y criticamos a los demás , todos vemos en los otros los males del mundo, todos acabamos echando hacía lo ajeno el problema y la falta de solución..en eso consiste la destrucción de la crítica en criticarlo todo para no ver nada, invisibilizar la realidad con una forma de existencia violenta que conduce a la alienación total y absoluta. Este declive de la crítica ha conseguido desde el capitalismo recoger con fuerza los mecanismos de un relativismo y un totalitarismo autoritario que nos sumerge en esta sensación de todo nos está mal y nada nos sirve,
La estupidez pues se ha convertido en un círculo vicioso que nos sumerge en esta falta de contacto con la realidad creyéndonos invulnerables a ella. Sin embargo ya hemos apuntado que elementos como esta hipérbolización de la crítica por la crítica , esta falta de autosatisfacción personal son elementos propicios para que nos reconozcamos imbéciles, estúpidos e idiotas. 
Sócrates deja de estar de moda porque nadie acaba por entenderlo puesto que no es visto como el pensador furioso con la polis o la ciudad sino como el ignorante patoso que es un verdadero imbécil. Se trata pues de dejar de emitir juicios sobre los juicios para adaptarnos mejor en las clases de filosofía y en las clases donde pensar sea un auténtico problema. En el fondo no resulta casualidad que una película como Hanah Arendt de Margarethe Von Trotta que plantea la banalización de la sociedad sea hoy motivo de debate y reflexión. ¿Cómo hacer desaparecer la aparente banalidad de la sociedad? Me queda hablar de Pino Aprile y su libro titulado Elogio del imbécil donde se habla de este ascenso del idiota en el mundo laboral por encima de cualquier otra persona ...pero eso ...seria de imbéciles continuarlo en un día soleado como este..vamos a la playa..


No hay comentarios: