martes, 7 de agosto de 2012

Tots som herois i heroïnes



                 No hi ha prou amb tenir raó si la cara és de malicia.
                                           Baltasar Gracian . aforisme 99




Saber escollir a la vida no és fàcil. Bé no és fàcil si entren en joc emocions, sentiments i la raó. Mai tenim un cervell que tingui la capacitat de separar les emocions i sentiments de la raó. De fet hi ha gent que no té un cervell emocional prou capaç de saber quina és la millor opció per resoldre els conflictes o situacions que se li presenten.
Recordo ara la pel·lícula de Robert Redford , Una proposición indecente". L'argument presenta un home arruinat pel joc del casino que té l'opció de guanyar un milio de dolars si cedeix a la seva dona a canvi que aquesta tingui una nit amb un altre home. Es tracta doncs del dilema entre la dignitat i pobresa davant la riquesa. 
No tothom té aquesta capacitat empàtica de saber triar entre una teoria que sembla que una raó pura kantiana resoldria molt bé valorant beneficis i desavantatges i unes emocions i sentiments que fan caure en emocions complexes com la gelosia, l'orgull i la venjança.
Precisament aquestes darreres sovint son motiu de conflictes en la seva gestió entre el que fem i el que pensem. Això és el que s'anomena irracionalitat pràctica que es produeix en persones que prenen les decisions sense que intervinguin les seves emocions i decideixen impulsivament o per atzar. 

En la pel·lícula Las nieves del Kilimanjaro una parella veu trencada la seva normalitat per causa d'un atracament. L'home un treballador que ha lluitat tota la vida pels drets dels obrers veu com els seus principis semblen tremolar quan es veu cara a cara amb el seu atracador. Aquest viu en la pura misèria i l'acusa de ser un burgès adinerat. 
La pel·lícula doncs planteja molts interrogants socials: Hi ha una justicia universal ?  Hi ha una violència legítima fruit de l'estructura social? 

L'home que acaba colpejant al noi quan aquest li recorda la seva condició de privilegiat fa que reflexioni i que la seva dona que va renunciar a la seva carrera d'infermeria per cuidar els seus fills i filla deixi de confiar en ell com a heroi de causes perdudes. 
A partir d'aquí la pel·lícula no ofereix arguments per justificar la decisió que prenen fruit de les emocions i sentiments que els germans del delinquent abandonats a la seva sort i als serveis socials es troben. La dona acaba cuidant i protegint els dos noies ben educats i encantadors que malviuen en la miseria i es troben desamparats d'una mare que els va tenir amb 16 anys i que va estar abandonada pel marit i es troba amb el pes de la vida dura de no viure sino enterrar-se en vida. L'home troba per casualitat els nens i va a buscar a casa seva per oferir els diners del viatge que ha recuperat per viatjar al Kilimanjaro. El dilema planteja que els seus propis fills i filla i amics no entenen cap altre raó que la venjança. "Tu la fas tu la pagas"... Aquesta lògica sembla que és la raonable , que un delinquent que ha maltractat, angoixat, violentat a unes parelles causant traumes físics i lesions físiques pagui per el seu delicte. No hi ha compasió no hi cap empatia amb el noi que ha robat els diners fruit dels amics i de la famlia per tenir una bona jubilació. L'amic sindicalista li recrimina la seva visió de la vida que fins i tot en un primer moment fa que ell posi en una capsa 20 noms de treballadors que podran ser acomiadats de l'empresa , cosa que provoca que el jove delinqüent sigui acomiadat i es busqui el motiu per robar els diners del seu futur viatge. Com poses en la caixa el teu nom per poder ser acomiadat de l'empresa si tens una situació de privilegi dins el sindicat ? 

L'home des de la raó actua però les emocions i sentiments acaben decidint per la millor forma de viure perquè una vida que no es teva plenament no val la pena ser viscuda. La pel·lícula planteja doncs aquesta heroïcitat poc comuna a la vida de ser sincer amb un mateix i amb el que creu i viu més enllà de l'orgull i més enllà de les gelosies, i més enllà de la vanitat en que tothom estem sotmesos. 

A la vida no hi ha herois ni heroïnes hi ha homes i dones de carn i os que intenten no caure en incoherències malgrat les experimenten en la seva pròpia pell. Si no preguntem a qui demana perdó a un altre per un sentiment o emoció d'haver estat massa injust i rep com a resposta la lliçó magistral de l'altre que li vaticina un futur en la solitud i l'aillament.  O bé la de l'altre persona que orgullosa i vanitosa del seu viure que el creu prou justificable per jutjar i valorar els altres més enllà del bé i del mal utilitza l'altre per causar dolor, per malmetre la seva persona i per des del seu engreiment sentir que està bé situar-se des de la mirada de l'albatros que vola per sobre de tot cadàver semi devorat. 

No resulta fàcil diferenciar la palla que un té en el seu ull de la que veu en l'altre. Les baixes passions, els sentiments negatius, les emocions negatives fan que el nostre raonament no serveixi per millorar-nos. Resulta més fàcil jutjar els altres, senyalar amb el dit inquisidor la manca de valor, la manca de sinceritat, l'egoisme de l'altre en comptes de mirar-nos a nosaltres mateixos en allò que fem i que pensem. 

El negatiu s'apodera més de la venjança, de l'odi dels pobles, de la ira contra l'estanyi , de la gelosia contra qui no ha estat a la teva alçada ...  Nietzsche parlava de la compassio com un sentiment negatiu  i crec que efectivament no és bo sentir compassió ni tampoc sentir culpa ni buscar culpables... La nostra vida busca sempre culpables en tot i fora de nosaltres mateixos.... Suposo que el llibre de Ignacio Morgado que estic llegint sobre Emocions i intel·ligència social , una aliança entre els sentiments i la raó permet entrar en la solitud que abans parlava. 

No dic que sigui fàcil viure sense culpa, rancúnia, sense misericordia, sense dolor, sense compassió fins i tot, crec que es extremadament dificil quedar-te sol a la vida amb una mirada darrera en els darrer moment i sospir al morir que valori que només has estat com una gota de pluja fràgil , efímera, absurda , incoherent...  

Aquesta és la proposicio indecent del que parlava la pel·lícula saber viure amb la contradicció permanent de les emocions i de la raó, entre el desig i la racionalitat pura teòrica ..... Una paradoxa que obre una escletja entre el que ens fa viure l'existència i  una heroïcitat que ens demana saber sobreviure a l'abisme de l'existència 



....
Saber escollir és un dels màxims do del cel . 
                     Baltasar Gracian. aforisme 51



Es de noche. La choza es pobre, aunque segura.

Sombrío es su interior, mas algo se percibe


que irradia entre las sombras de su oscuro crepúsculo.


Redes de pescador cuelgan de sus paredes.


Y al fondo, en un rincón, una vajilla humilde,


encima de un arcón, destella vagamente,


y una gran cama adviértese, echadas sus cortinas.


Cerca, un colchón se extiende sobre unos viejos bancos,


y cinco niños sueñan en él como en un nido


de almas. El hogar donde unas llamas velan


alumbra el techo oscuro, y una mujer, de hinojos,


la frente sobre el lecho, reza y piensa, agitada.


Es su madre. Está sola. Blanco de espuma, afuera,


contra el viento, las rocas, las sombras y la bruma,


el torvo Océano lanza sus oscuros sollozos.
II


Su hombre está en el mar. Marino desde niño,


contra el siniestro azar libra una gran batalla.


Llueva o truene, sin falta ha de salir él siempre,


pues las criaturas tienen hambre. Al atardecer


parte cuando las aguas profundas van subiendo,


del dique, los peldaños.


La mujer quedó en casa cosiendo viejas telas,


remendando las redes, cuidando los anzuelos,


ante el hogar velando la sopa de pescado,


y a Dios luego rezando cuando los niños duermen.


Él, solo, combatido del mar, cambiante siempre,


se adentra en sus abismos y se pierde en la noche.


¡Qué esfuerzo! Todo es negro y frío, nada luce.


En los rompientes, entre las delirantes olas,


el buen banco de pesca y, sobre el mar inmenso,


el lugar móvil, negro, cambiante y caprichoso,


tan querido a los peces de aletas plateadas,


no es más que un punto sólo, grande como dos chozas.


Mas, de noche, en diciembre, con niebla y aguacero,


para encontrar tal punto sobre el desierto inquieto


¡cómo hay que calcular el viento y la marea,


y combinar con tino todas las maniobras!


Bordéanlo las olas como culebras verdes;


el mar tuerce y se encrespa sus pliegues desmedidos,


y hace gemir de horror los pobres aparejos.


Sueña él con su Jeannie, solo en el mar helado,


y ésta, llorando, llámalo, y entrambos pensamientos


se cruzan en la noche cual dos divinos pájaros.
III


Ella reza, y la alondra con su burlón graznido


importúnale, y entre escollos derruidos


le aterra el Océano, y mil distintas sombras


su espíritu atraviesan, de mar y marineros


llevados por la cólera furiosa de las olas;


y mientras, en su caja, cual sangre en las arterias,


el frío reloj late, vertiendo en el misterio


el tiempo gota a gota, inviernos, primaveras,


las varias estaciones; y estas palpitaciones


abren para las almas, y a modo de bandadas


de azores y palomas, por un lado, las cunas;


(las tumbas por el otro.



Ella medita y sueña: —“¡Oh Dios, cuánta pobreza!”


Sus hijos van descalzos en invierno y verano.


No comen pan de trigo, sólo pan de cebada.


¡Oh Dios, el viento ruge como un fuelle de fragua!


El mar bate en la costa como si fuera un yunque,


y las estrellas huyen entre el negro huracán


como un turbión de chispas por una chimenea.



Es ya la medianoche, la hora en la que ésta


como jovial danzante ríe y juguetea


bajo antifaz de raso que iluminan sus ojos;


la hora en que medianoche, bandido misterioso,


de sombra y lluvia lleno y su frente en el cierzo,


toma a un pobre marino tembloroso y lo estrella


contra espantosas rocas que aparecen de pronto.


¡Qué horror!, el hombre cuyos gritos el mar sofoca,


siente ceder y hundirse la barca en que naufraga,


y mientras siente abrirse las sombras y el abismo


bajo sus pies, ¡aún sueña con esa vieja argolla


de hierro, de su muelle, bañado por el sol!



Estas tristes visiones su corazón conturban,


negro como la noche. Y ella tiembla y solloza.
IV


¡Oh la pobre mujer del pescador! Qué horrible


es tener que decirse: —“Todo cuanto yo tengo,


hermano, padre, amante, mis hijos más queridos,


el alma de mi alma, están en ese caos


perdidos, mi corazón, la carne de mi carne.”


¡Ser presa de las olas es serlo de las bestias!


Pensar —¡Cielos!— que el agua juegue con sus cabezas,


desde el hijo, grumete, al marido, patrón,


y que el viento soplando por sus trompas horribles


sobre ellos desate su larga y loca trenza,


y tal vez a esta hora se encuentren en peligro,


sin que saber podamos lo que están ahora haciendo


más que para enfrentarse a ese abismo sin fondo,


a esas oscuras simas donde no hay ni una estrella,


¡tienen sólo una plancha con un poco de tela!


¡Terrible angustia! Corren todas sobre las rocas.


Las olas suben; háblanles, grítanles: —“Devolvédnoslos”.


Mas ¡ay! qué es lo que puede decirse al pensamiento


del mar, siempre sombrío, y siempre trastornado!



Jeannie está aún más triste. ¡Su esposo está allá solo!,


en esta áspera noche, bajo el frío sudario,


sin ayuda. Sus hijos son aún pequeños. Madre,


dices: “¡Si fueran grandes! ¡Qué solo está!” ¡Quimeras!


Mañana, cuando partan ya acompañando al padre


dirás entre sollozos: “¡Oh, si aún pequeños fueran!”
V


Toma ella su linterna y su capote. Es la hora


de ir a ver si regresa y si la mar mejora,


si ya es de día y el mástil muestra su gallardete.


¡Vamos! De casa sale. La brisa matutina


no sopla aún. No hay nada. No está esa línea blanca


en el confín en donde se aclaran las tinieblas.


Llueve. Oh, qué siniestra la lluvia, de mañana.


Parece que el día tiembla, que está incierto y dudoso,


y que al igual que un niño, llora al nacer el alba.


Sale. No hay luz alguna en ninguna ventana.



De repente, a sus ojos que buscan el camino,


con una rara mezcla de lúgubre y de humana


una pobre casucha, decrépita, aparece,


sin luz ni fuego alguno; su puerta bate el viento;


sobre sus viejos muros hay un techo oscilante,


y el cierzo en él retuerce repugnantes rastrojos,


sucios y amarillentos como un río revuelto.



“¡Vaya!”, no me acordaba de esta pobre viuda


—se dice—; mi marido la encontró el otro día


enferma y solitaria; voy a ver cómo anda”.



Golpea ella la puerta; escucha, no hay respuesta,


y Jeannie bajo el viento del mar tirita y tiembla.


“¡Enferma! ¡Y sus hijos andan tan mal nutridos!…


No tiene más que dos, pero está sin marido”.


Golpea otra vez la puerta. “¡Eh, vecina, vecina!”


Pero la casa calla. “Oh Dios —se dice inquieta—,


¡cómo duerme que no oye ni aun tras llamar tanto!”


Pero esta vez la puerta, como si de repente


los objetos sintieran una piedad suprema,


triste, giró en la sombra y abrióse por sí misma.

VI


Entró, y su linterna iluminó la negra


estancia muda al borde de las rugientes olas.


Como por un cedazo caía agua del techo.



Yacía al fondo echada una terrible forma;


una mujer inmóvil, descalza y boca arriba,


con la mirada oscura y un espantoso aspecto,


un cadáver; —un tiempo madre jovial y fuerte—;


el desgreñado aspecto de la miseria muerta;


los despojos del pobre tras su tenaz combate.


Pender dejaba ella un frío y yerto brazo


con su mano ya verde, en medio de la paja,


y brotaba el horror de aquella boca abierta


por la que alma, huyendo, siniestra, había lanzado


¡el grito de la muerte que oye la eternidad!


Cerca donde yacía la madre de familia,


dos niños muy pequeños, un varón y una hembra,


en una misma cuna sonreían en sueños.



Sintiéndose morir, su madre habíales puesto


sobre sus pies su manto, sus ropas sobre el cuerpo,


para que en esa sombra que nos deja la muerte,


no hubieran de sentir perderse la tibieza,


y así calor tuvieran en tanto que frío ella.
VII


¡Cómo duermen los dos en esa pobre cuna!


Su aliento es apacible y sus frentes serenas,


cual si no hubiera nada capaz de despertarlos,


ni siquiera las trompas del Juïcio Final,


pues que, inocentes siendo, a juez ninguno temen.



La lluvia ruge afuera cual si fuera un diluvio.


Del techo, a veces, cae con las rachas del viento


una gota de lluvia sobre esa frente yerta


y corre por su rostro cual si fuera una lágrima.


Las olas suenan como la campana de alarma.


La muerta oye la sombra con expresión absorta.


………………………………………………………………….


………………………………………………………………….
VIII


Pero Jeannie ¿qué ha hecho en casa de la muerta?


Bajo su amplia capa ¿qué es lo que ella se lleva?


¿Qué es lo que transporta al salir de la puerta?


¿Por qué su pecho late? ¿Por qué apresura el paso?


¿Por qué así, vacilante, entre las callejuelas


corre sin atreverse a volver la cabeza?


¿Qué es, pues, lo que ella oculta con un aire turbado


entre su lecho en sombras? ¿Qué puede haber robado?
IX


Cuando ella entró en su casa, las rocas de la costa


blanqueaban ya. Una silla puso junto a su cama,


y se sentó muy pálida, cual si un remordimiento


la abatiese. Su frente puso en la cabecera


y, por unos instantes, con voz entrecortada


habló mientras que lejos, ronca, la mar bramaba.



“—¡Pobre hombre, Dios mío! ¿Qué va a decir? ¡Ya tiene


tantas preocupaciones! ¿Cómo pudo ocurrírseme?


¡Cinco niños a cuestas! ¡Y trabajando tanto!…


¿No habían bastantes penas, y ahora voy a darle


otra más?… —Oh, ¿es él? No, aún no. Hice mal.


Diré, si me golpea: Tienes razón. ¿Es él?


Aún no. Mejor. La puerta tiembla como si alguien


entrara. Pero no. ¡Pobre hombre!, oír


que regresa él ahora ¿es que va a darme miedo?”


Luego Jeannie quedóse temblando y pensativa,


cada vez más hundiéndose en una angustia íntima,


perdida entre sus cuitas igual que en un abismo,


sin escuchar siquiera los ruidos exteriores,


los negros cormoranes volando vocingleros,


las olas, la marea, la cólera del viento.



Ruidosa y clara abrióse la puerta de repente,


dejando un blanco rayo entrar en la cabaña,


y el pescador, alegre, con sus chorreantes redes


en el umbral mostróse, y “Así es la mar”, le dice.
X


Jeannie gritó: “¡Eres tú!”, y fuerte contra el pecho


estrechó a su marido cual si fuera un amante,


y besó su chaqueta arrebatadamente


en tanto que él decía: “¡Aquí estoy ya, mujer!”,


y mostraba en su frente, que el fuego esclarecía,


su alma franca y buena que Jeannie iluminaba.


“—Me han robado —le dice—; el mar es una selva.”


“—¿Qué tiempo ha hecho? —Duro. —¿Y la pesca? —Muy mala.


Pero mira: te abrazo, y ya me siento a gusto.


No pude pescar nada, y destrocé las redes.


El diablo andaba oculto en el viento que aullaba.


¡Qué noche! Hubo un momento que creí entre el estruendo


que el barco se volcaba, y se rompió la amarra.


Pero dime, ¿qué has hecho tú durante este tiempo?”


Ella sintió en la sombra un estremecimiento.


“—¿Quién, yo? ¡Dios mío!, nada, lo que suelo hacer siempre.


Coser y oír rugir el mar como un gran trueno.


Tuve miedo”. “—El invierno es duro, mas da igual”.


Luego, temblando como quien se ha portado mal,


“—A propósito… —dijo—, nuestra vecina ha muerto.


Ayer debió morir, en fin, ya poco importa,


al caer el sol, después que partiérais vosotros.


Dos niños deja ella, muy pequeños aún.


Se llama uno Guillaume, y la otra Madelaine;


él todavía no anda, la niña apenas habla.


Esa buena mujer vivía en la miseria”.



Cobró él un grave aspecto, y echando en un rincón


su gorro de forzado, mojado por las olas,


“—¡Diablos! —dijo— rascándose, absorto, la cabeza.


Teníamos cinco niños, con éstos serán siete.


Ya alguna noche, a veces, sin cenar nos quedábamos


los meses del invierno. ¿Cómo haremos ahora?


Bueno, no es culpa mía. Eso es tan sólo asunto


de Dios. Aun así, es un grave accidente.


¿Por qué habría de llevarse a esa pobre mujer?


¡Qué cuestión tan difícil! ¡Mucho mayor que un puño!


Para entender todo esto, hay que tener estudios.


¡Criaturas!, tan pequeños no podrán trabajar.


Mujer, vete a buscarles, pues si se han despertado,


estarán asustados de estar junto a un cadáver.


Es su madre ¿no ves?, que llama a nuestra puerta;


abrámosla a esos niños. Vivirán con los nuestros.


A todos los tendremos, de noche, en las rodillas.


Vivirán como hermanos de nuestros cinco hijos.


Cuando vea el Señor que hay que buscar comida


para esos nuevos niños junto a los que tenemos,


para esa pequeñina y para su hermanito,


Él hará que cojamos más abundante pesca.


Beberé sólo agua y haré doble trabajo.


He dicho. Ve a buscarles. Mas, ¿qué tienes? ¿Qué pasa?


Tú sueles hacer siempre las cosas más deprisa.



“—Mira, aquí están”, le dice, abriendo las cortinas.


De la antología inédita de Carlos Clementson Las Rosas de la vida (Grandes Siglos de la Poesía Francesa).
LES PAUVRES GENS de Victor Hugo

No hay comentarios: