viernes, 15 de julio de 2011

NO TODO ES TAN FÁCIL ...PERO TAMPOCO DIFÍCIL .


¿De qué se trata?  Pués.... no lo sé. Sin saberlo sin embargo me muevo por este mundo. Todo aquello que no parece ser lo que representa no existe. La generación NI NI continua donde está. Nadie ha hablado todavía. Hoy en cualquier proceso de selección de personal se ofrece la posibilidad de creer que hay una cierta dosis de cinismo. 
Observando el mundo nos podemos detener .Eso pocas veces lo hacemos. Lo que no se muestra no existe. Sin embargo la mayoría de las veces uno se siente satisfecho de lo que no dice, ni de lo que no presenta frente a los demás. La experiencia existe para uno básicamente. Por eso vivimos de lo que no contamos a los demás sino más bien de aquello que nos relata y no nos delata. Somos lo que no decimos en plural aunque sepamos que en singular nos lo hemos dicho. Todo esto sirve para sentirse uno bien consigo mismo. Yo no puedo decir tantas y tantas cosas pero eso precisamente me permite sentirme bien con todo lo que hago. Como en muchos blogs veo que los finales de curso escolares presentan auténticas luces de bohemia al estilo de Max Estrella. Ciegos por dejar de ver lo más evidente que tenemos frente a nosotros miramos con lucidez aquello que hemos y no hemos hecho. Valle Inclán sigue allí para hablarnos de las luces y las sombras de nuestro destino. No es casual que un compañero de profesión como Joan Heras se entusiasme con esta obra que trata el esperpento como género contemporáneo . Actores y actrices se mueven en el escenario para interpelar en nuestros días a los espectadores ... Pero lo que se dice no es lo que se dice. Eso cabe que se lo pregunten quienes no han recibido de los demás absolutamente todo y más. Ese más que libremente permite que el otro se convierta en tu esperanza. Digo esto pensando en alumnos, en aprendices, en pasajeros, en maestros, en ...  Los corazones se sienten limpios cuando uno introspectivamente se recibe como alguien que ha dado lo que ha podido. Lo digo por tantas y tantas cosas que a lo largo del curso uno hace y no dice , por lo que se calla y piensa, por lo que un día hizo y otro día calló, por los gestos y los no gestos , por las palabras y las no palabras.... eso es algo más que un simple vivir . Seguramente nos sentimos mal en tantas ocasiones por haber excedido con las palabras y los gestos de forma inusual el verbo inapropiado dirigido al otro.Eso también es parte de lo que somos. Creer que eso no debería existir es pensar demasiado en uno mismo. Esta bien indignarse , está bien ser crítico, esta bien reflexionar pero como medio para ir a alguna parte. Viajar con uno mismo significa salir de la indignación para dignificarse uno mismo en lo que uno hace y lo que uno piensa. Todos nos equivocamos tantas y tantas veces, también nos duele no haber sido lo suficientemente justos con los otros, ... Eso seguramente nos persigue a lo largo de todo el recorrido de nuestro viaje... de lo que nos dejamos decir. Por eso alcanzamos siempre en ese claro oscuro del bosque una manera de relacionarnos con nosotros mismos....

1 comentario:

Anónimo dijo...

"Por eso alcanzamos siempre en ese claro oscuro del bosque una manera de relacionarnos con nosotros mismos...."
M'encanta que acabis el text així.Em resulta esperançador. Felicitats Xavier.