viernes, 25 de marzo de 2011

ARTÍCULO REVISTA FILOSOFIA HOY , ENTREVISTA A AMELIA VALCÁRCEL .















SOCIEDAD
¿Cuál es su estado de ánimo frente a la sociedad actual?
 

Tengo pocos estados de ánimo, seguramente a causa de la  filosofía que lo que hace es poner la realidad entre paréntesis,  proporcionando una distancia resultante de su análisis.  

¿Cuáles  son aquí y ahora las nuevas plagas de  Egipto?
¿Usted cree que esa es  una buena formulación de la pregunta? Si  me pregunta por los problemas  le diría que dos. El ecológico, a medio plazo, ya que no existe un organismo  internacional con capacidad para tomar decisiones, y una acelerada  globalización que hace que las identidades de los pueblos se presenten como  violentas, encerradas bajo el manto de la religión.

¿Hay algo, positivo  o negativo que caracterice al hombre de  hoy? Supongo que hombre será una  abstracción por persona o gente. Hay que tener cuidado con estas cosas. Como  rasgo positivo destacaría una capacidad de estar informados como jamás había  existido y el acceso a la educación universal, que hace que tengamos una  sociedad más culta e informada. En lo negativo citaría una desigualdad brutal  y planetariamente no homogénea. 

PENSAMIENTO
¿Cuál cree que es o debe ser el papel del filósofo y   la filosofía en el mundo  de hoy? 

Algo más modesto que el  objetivo clásico de comprenderlo todo. Podría ser entender la mayor parte de  la realidad para hacerla accesible a la mayor cantidad de gente. Sin mentir.  

¿Qué acción, descubrimiento o  transformación puede hacer cambiar  el planeta a  mejor?
No confío demasiado en esa dinámica de nuestra  era por la que se cree que todo problema pone en marcha una cadena que  terminará con su solución. Es verdad que tenemos una gran capacidad de  manipular el mundo por medio de avances que servirán para despejar muchs  incógnitas, pero fíjese aunque lográramos fotografiar el momento  en que  se produjo la explosión, el big bang, ¿sabríamos algo más sobre por qué  existimos?

EL FILÓSOFO
Acaba  de  publicar La memoria y el perdón. ¿Qué le llevó a interesarse por algo  como el  perdón, en principio tan denostado -u olvidado- en la sociedad   actual?
 
La historia de las ideas morales. Toda una revolución. La  idea de que las mujeres son libres, por ejemplo, es un triunfo que ha cambiado  los últimos dos siglos. Así, la innovadora idea del perdón hizo que el  cristianismo se impusiera sobre todas las demás religiones.

La ética es  uno de los pilares de su obra. ¿Debería ser noticia  la ética en vez de  la ausencia de la misma?
Habría que empezar definiendo qué queremos decir  con ética. Tenemos unoa mandatos morales para poder vivir juntos encontrando  una homeostasis moral  razonable. Y si no, viene el código penal y lo  arregla. Son mandatos hacia dentro. No hacia fuera. La ética surge al  globalizar la moral. Tiene principios, no mandatos, una especie de reglas  generales capaces de adaptarse a cualquier cosa, a cualquier nueva situación.  

¿Qué frase suya representa  mejor su pensamiento? A riesgo de ser  algo abstracta, ética contra estética. Me conformaría con haber ayudado a  despejar mínimamente los interrogantes que plantea el proceso de  globalización. 

¿Qué pensador contemporáneo le interesa particularmente   y por qué? Sigo a muchos. Y a muchas. Me interesan mucho la antropóloga  Mary Douglas, Jane Goodall o Jacqueline de Romilly. En mi carrera ha sido muy  importante Carlos Castilla del Pino. No sólo en la mía sino en la de la toda  la filosofía de este país.  También Victoria Camps, Celia Amorós. Y Paul  Ricoeur, Richard Rorthy, Teilhard de Chardin, que tanto trabajó por  compatibilizar el mensaje religioso y la teoría de la evolución... 

Un  libro clásico y uno reciente que no hay que  perderse
Es que ninguno  se puede perder, por eso son clásicos. Si los ojeas siempre puedes encontrar  un par de líneas que parecen hechas para hablar del momento actual. Puedo  citar a Hegel, imprescindible desde que lo estudié a los 16 años o Hume, con  el que me divierto mucho. Algunos sí me parecen injustamente olvidados como  Diderot o Herder. 

UNA IDEA FINAL
Su   recomendación para vivir mejor
 
El mundo es tan complejo que no se  deja entender en una línea, pero si tuviera que elegir algo, quizá sería la  buena voluntad. 

No hay comentarios: