lunes, 3 de enero de 2011

ESCRITORES Y ÉTICA , ESCRITORES Y MORAL .







Leer algo como esto : 


" Con el tiempo la llama de la pasión  original va disminuyendo y acaba por desaparecer.El aburrimiento, la repetición, el encarcelamiento del deseo ( esencialmente libertario y nómada) con la forma forzada de un placer repetitivo y sedentario apagan la líbido. A la familia donde el tiempo se dedica principalmente a los hijos y al marido , la mujer muere mientras triunfa en ella la madre de familia y esposa , que consumen casi toda su energía. 
         Expresada como un hábito y como si fuese la canción del malhumorado , la sexualidad conyugal sitúa   la   libido en las casillas apolíneas de una vida de familia , ordenada en la cual el individuo desaparece  en beneficio del sujeto. Dioniso pasa a mejor vida , la miseria sexual se instala. De gran manera que  a copia de determinismos sociales y de propaganda ideológica moralizadora por todos lados. la  servitud  se convierte en voluntaria , y la alienación convierte en víctima a  alguien que hace tiempo  renunció a sí mismo. " Onfray, M





Las lecturas que he propuesto para los jóvenes adolescentes de mis cursos me han hecho pensar en estos fragmentos.  Quim Monzó "Mil cretins"  i Sergi Pàmies " La bicicleta estática" . Las dos son relatos o cuentos que presentan de manera autobiográfica retratos entre reales y ficticios de la vida en un espacio de tiempo que se vuelve corta y cansada , como si ya nos dijera que pronto pagaremos peaje por seguir aquí . Sin embargo las lecturas difieren para mí mucho en algo más que matices , en algo más que la temática sobre el dolor, la vejez, la muerte, la degradación , la tristeza y melancolía del tiempo final que acompaña, ... Mientras que una me parece que escribe sin ninguna voluntad de moralizar a nadie, ni de dar consejos, ni indicar nada  la otra me parece que efectivamente sin querer lo acaba haciendo. Esa seria la diferencia entre lo que podemos llamar ética y la moral. 
Hablar de la vida no es lo mismo que aconsejar sobre mi vida. Escribir no resulta lo mismo que escribir para que me lean ... Quien escribe para ser leído ?  Quien escribe para escribir ?  Se puede escribir sin querer ser leído ? La clave pues de esta moral inmoral precisamente entra en esta diatriba que dicta sentencia , que señala con el dedo hacia donde hemos de mirar , que prohíbe y premia los comportamientos correctos y que tiene el poder de juzgar al otro, de valorar al otro con la propia mirada y gesto. 
Por eso en los tiempos que corren quizás deberían los profetas de la moral ajena releer a Nietzsche en "Aurora , Aurora.  Los prejuicios de la moral"...

No hay comentarios: