viernes, 28 de septiembre de 2007

Avanzar hacia lo inacabado....

Nada le sugirió aquella frase. Absolutamente nada. Sin embargo si que acabó por aparecerle un "pero" entre sus intersticios neuronales. Si aquella frase cazada al vuelo no era sugerencia para nada porque le golpeaba mientras realizaba el ritual de cada noche.Había llegado tarde y cansado. Se diría que arrastrando un cierto mal humor fruto de su monótona vida laboral. Como siempre se desprendía primeramente de todo aquello que formaba parte del juego ortopédico que decoraba su persona: sus botines, su camisa negra, su gruesa cadena plateada, su cinturón, sus calcetines roidos, sus lentillas, su.... Luego esa letargia que le abrazaba -esa vez- no aparecíó facilmente. Estaba inquieto. Intranquilo. La frase y la relación indiferente que le había dejado de sugerirlo todo o nada bailaba por su cabeza. Con el placer de una cerveza fresca y sentado plácidamente en su sillón de terciopelo azul se puso a observar más detenidamente ese resultado de ese encadenado de palabras que -ahora ya sí- le habían empezado a obsesionar. De hecho la cosa se complicó con ese email que recibió a media mañana diciéndole algo. Su solitaria vida y rutinaria noche empezaron por adquirir un tono diferente. Situarse de manera reflexiva en esa frase ahora que iba acompañada de una insinuante misiva recibida seguramente podía ser una opción más para realizar un severo aterrizaje al planeta tierra. Recordaba la voz, el tono, el timbre, la entonación, la acentuación.... y poco a poco usó la fonética para repetirselo a si mismo intentando descubrir todavía más detalles. Era evidente que no tener el rostro delante de quien había dicho semejante frase podía resultar un problema pero no debía ser un inconveniente para dibujarlo si fuese necesario. Ponerle un rostro a la frase !!! Eran ya las 12 de la noche y sin cenar más que un poco de queso y una ensalada de lechuga se estiró encima de su cama. Mañana , otro día..

1 comentario:

Muriel dijo...

Lo desconocido, el no saber quien hay detras de lo que leemos, o lo que escuchamos...Lo visual siempre nos ha ayudado (o confundido aun más) teoricamente a entender más lo que nos llega, pero yo he de reconocer que el "no saber", el poder imaginar quien hay, inventar quien pudiera haber...me fascina, existe algo entre el morbo y la inquietud. Seguro que mañana será otro día, pero la incerteza seguirá existiendo.